Una vecina de Paraná escrachó en Facebook a un hombre en situación de calle que, según denuncian ella y muchos otros vecinos en los comentarios de la publicación, acosa sexualmente a mujeres en la vía pública.

Lo hizo por este medio, sostiene la denunciante -que aduce haber sido acosada verbalmente en inmediaciones de calles Catamarca y Mitre-, porque en la Policía le respondieron que no pueden hacer nada, a pesar de que hace un año sufre el acoso, que llegó a ser amenaza de muerte en las últimas horas.

Le dijeron que "más que correrlo de lugar no pueden hacer ya que tiene 'problemas psicológicos', no lo aceptan en el Hospital Roballos (por el Escuela de Salud Mental, ex Roballos) porque es (paciente) ambulatorio, y él necesita otro tipo de tratamiento, tampoco lo pueden llevar preso por el mismo motivo, por lo que hasta que no me haga algún daño físico o me viole, lamentablemente no pueden hacer nada. Esas fueron las palabras de la mujer que me tomó la denuncia", escribió la vecina, quien también contó que al hombre "le sacaron seis cuchillos y se los devolvieron".

En los comentarios, otras mujeres expresaron que conocen al hombre, que sufrieron situaciones parecidas en distintas partes del Parque y el centro cívico de la ciudad, y que incluso se toca los genitales si las mujeres pasan cerca de él.

Por razones de responsabilidad judicial este medio no puede publicar el rostro ni el nombre del denunciado, aunque sí decide exponer la publicación, que da cuenta de una problemática que aqueja a decenas de vecinos de Paraná.

LA PUBLICACIÓN

Hace un año que cada vez que me lo cruzo me acosa sexualmente, me agrede y me persigue, dejándome en claro que cuando él quiera puede hacer con mi cuerpo lo que él desee.

No soy la única que sufre su acoso sexual, también lo hace mi hermana y con cualquier mujer o niña que he visto que les hace exactamente lo mismo.

Hace un año que vengo dando múltiples avisos a la policía, pero anoche hice la denuncia y me dijeron que más que correrlo de lugar no pueden hacer ya que tiene “problemas psicológicos” y no lo aceptan en el Hospital Roballos porque es ambulatorio, y él necesita otro tipo de tratamiento, tampoco lo pueden llevar preso por el mismo motivo, por lo que hasta que no me haga algún daño físico o me viole, lamentablemente no pueden hacer nada. Esas fueron las palabras de la mujer que me tomó la denuncia.

Anoche volvió a acosarme, yo volví a encararlo y amenazó con matarme si llamaba a la policía, cuando lo hice, me dijo que ya sabía donde vivía y que conocía mi cara.

Hice una denuncia con pedido de restricción para mi y para toda mi familia, pero aun así sé que no va a pasar nada. Vi y sentí que es compinche de los policías y ésto que pasó para ellos es un problema menor, mientras que yo no puedo salir a la calle tranquila sabiendo que está él. Le sacaron cerca de 6 cuchillos que tenía escondidos en el calzado, pero se los devolvieron a todos.

Él sigue tranquilo caminado y violentando contra cualquier mujer que le pase cerca, protegido por los vecinos porque es un hombre en situación de calle, y según ellos no es más que un pobre tipo.

Estoy cansada de no poder salir en paz a la calle, y si lo hago es con miedo porque sé que él está ahí.

El acoso callejero es la forma más naturalizada de violencia de género, ahora también se sumó que me amenazó de muerte.

Necesito que me ayuden a difundir su cara, vivo cerca del parque y hay muchos colegios y gimnasios a los cuales asisten niñas y menores.

Tengan cuidado, anda por calle Mitre, Catamarca y alrededores.

PLACA VIOLENCIA DE GÉNERO (2).jpg

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate