Tras ser declarada zona de "transmisión comunitaria", en Paraná muchos vecinos comenzaron a preguntarse por qué están prohibidas las reuniones sociales y familiares, pero permanecen abiertos los locales gastronómicos, que pueden servir como punto de encuentro entre amigos y parientes.

Al respecto, la ministra de Salud de Entre Ríos Sonia Velázquez hizo hincapié en la importancia del respecto de los protocolos que se respetan más en estos comercios y no en los ámbitos privados.

"Cuando nosotros emitimos las distintas clasificaciones sanitarias y epidemiológicas, siempre bregamos para que las mismas también tengan acompañamiento de cada COES local y también de las autoridades municipales. Son los municipios los que autorizan las distintas actividades. También estamos pidiendo el monitoreo y control de los protocolos", sostuvo.

En esta línea, explicó: "Lo que nosotros planteamos siempre es poder extremar el cuidado de los protocolos, pero está comprobado que la mayoría de los contagios se han dado por mateadas o elementos de contactos y no uso de elementos de protección personal. También, en instancias familiares han desarrollado juntadas de personas no convivientes".

Desde esta perspectiva, aseguró que "la instancia de dejar abiertos los bares y restaurantes, si se realizan los protocolos correspondientes, no veríamos la objeción de seguir cuidando la salud de la población".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate