Adriana Garnier Ortolani festejó, por primera vez, el cumpleaños de su abuela Blanca, oriunda de Concepción del Uruguay. Se trata de la joven que es hija de Edgardo Garnier, un uruguayense desaparecido durante la dictadura.

La nieta recuperó su identidad el 4 de diciembre del año pasado y se ha reunido con sus familiares en Entre Ríos en varias oportunidades. En esta ocasión, el motivo fue el cumpleaños de Blanca Díaz de Garnier.

Embed

La madre de Adriana, Violeta Ortolani, nació en la Ciudad de Buenos Aires el 11 de octubre de 1953. Fue secuestrada el 14 de diciembre de 1976 en el Barrio La Granja de La Plata, con un embarazo de 8 meses.

Edgardo se había casado con ella el 7 de agosto de año en Bolívar, cuando Violeta transitaba un embarazo de 3 meses. Tras la desaparición de su pareja, el entrerriano la buscó desesperadamente de manera infructuosa y luego regresó a la provincia.

Al acercarse la probable fecha de parto, retomó la búsqueda de Violeta sin saber que, al poco tiempo, el 8 de febrero de 1977 en La Plata, los militares también lo secuestrarían. Hasta el día de hoy, nada se sabe de ellos.

Adriana logró recuperar su identidad tras consultar en el área de Presentación Espontánea de Abuelas de Plaza de Mayo, ya que le habían confirmado que no era hija biológica de quienes la habían criado.

Gracias al análisis realizado en el Banco Nacional de Datos Genéticos por pedido de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad -Conadi-, Adriana pudo conocer quién fueron sus padres y cuáles eran sus familiares, que tenían raíces en Entre Ríos.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate