Una familia venezolana decidió partir de su país para buscar un mejor futuro ante la crisis económica y social. William González e Isnelvia Caraballo se radicaron en la ciudad de Paraná junto a sus hijos Marcelo y Fabia.

William contó en Arriba Entre Ríos, por Canal Nueve Litoral, su pasado como futbolista profesional en Venezuela. "Durante 15 años jugué de manera profesional y también jugué en la Selección en Copas América", relató.

Sobre su paso por "La Vinotinto", señaló que solo una vez jugó ante la Selección Argentina, en 1996, ya que en otra ocasión estuvo en el banco de suplentes. En esa oportunidad marcó a Gabriel Batistuta. Se trata del equipo de Daniel Pasarella, que también tenía al paranaense Fabián Ayala, además de otras figuras como Diego Simeone, Ariel Ortega, Matías Almeyda y Juan Pablo Sorín, entre otros.

"Jugamos en San Cristóbal el partido de Eliminatorias del Mundial Francia 1998. Nos ganó Argentina -5 a 2-, pero el Bati no hizo goles", agregó. "Fue una experiencia muy buena enfrentar en ese tiempo a una Argentina poderosa, con Ortega, Simeone y otros tantos", manifestó.

Embed

"El fútbol nos ha dado muchos vínculos y a través del fútbol hemos conocido a muchas personas", destacó William. Durante su etapa profesional jugó en Mineros de Guayana, en Nacional Táchira y en Deportivo Chacao.

tachira 99.jpg

Hoy despliega su talento en Chapeco Fútbol Club, un equipo de Paraná.

chapeco fb c_o.jpg

Una dura decisión

En medio de la crisis que atraviesa Venezuela, la familia debió tomar la decisión de emigrar. "Hace siete meses vinimos a Paraná. Veníamos a Argentina pero no sabíamos bien a qué ciudad. En el Aeropuerto nos encontramos con una joven que veía a Paraná, ya lo tenía definido. Me mostró fotos de la ciudad y me gustó, así que lo definimos", detalló Isnelvia.

"Ahora la situación está un poquito complicada, porque solo William tiene trabajo. Yo estoy buscando trabajo, soy abogada. Por mi tarea es un poco complicado, porque no son las mismas leyes, pero tengo conocimiento en la parte administrativa", sostuvo.

venezolanos en paraná.jpg

"No es fácil tomar la decisión de dejar todo: tu ciudad, tu familia, tu país", sostuvo, por su parte William. "Desde que eres representante de una familia, te esfuerzas por lograr darle todas las comodidades, pero luego te encuentras con que es insostenible y debes finalmente tomar esta decisión para ir hacia adelante, por un bienestar mejor para nuestros hijos y para nosotros", añadió.

"Yo trabajaba desde hacía 13 años en una empresa que produce y comercializa aluminio. Ellos tres vinieron primero. Yo esperé a salir de vacaciones porque me faltaban terminar unos documentos para viajar y vine en julio", agregó el exfutbolista.

Embed

Para sus hijos tampoco fue sencillo dejar atrás a sus familiares y amigos. "Tenía amigas donde yo vivía y en la escuela, además de mis primos. Yo tengo una prima muy cercana que es para mí como una hermana", contó Fabia, de 14 años, que va a la Escuela Secundaria N°12 Provincia del Neuquén.

"Yo dejé varios amigos allá, amigos cercanos que conocía desde pequeño", señaló Marcelo, de 17 años, y continuó: "Por suerte tengo amigos que también se vinieron a Argentina, aunque están en otra provincia, en Neuquén". "Ya hice buenos amigos aquí. Estoy practicando con Atlético Paraná, donde hice amigos cercanos que aprecio mucho", destacó.

Comentá y expresate