A través del decreto 976/2018, publicado en el Boletín Oficial, el Gobierno nacional reglamentó parcialmente el alcance del Impuesto a las Ganancias a las indemnizaciones que deban cobrar directivos de empresas públicas y privadas despedidos.

De ese modo, las indemnizaciones pagarán Ganancias cuando:

*El despedido haya ocupado un cargo gerencial durante al menos un año antes de la desvinculación y cuya remuneración bruta mensual supere en 15 veces el Salario Mínimo, Vital y Móvil -SMVM-, que hoy está en $10.700. Es decir unos $160.500

*Empleados que se desempeñen en cargos directivos y ejecutivos de empresas públicas y privadas:directorios, consejos, juntas, comisiones ejecutivas, órganos societarios asimilables o posiciones gerenciales

Fuente: Ámbito

Comentá y expresate