Policías irrumpieron en barrio Capibá de Paraná esta madrugada, tras la denuncia de vecinos que indicaba que había música fuerte. Al hacer sonar la sirena del patrullero, los atacaron con trozos de ladrillos y cemento.

Tras la agresión, el personal de Comisaría Decimoquinta solicitó colaboración de la Sección Guardia Especial, quienes ingresaron a pie a uno de los pasillos de donde provenían los proyectiles, según se informó a AHORA.

Como resultado del operativo, se detuvo a tres jóvenes, de 23, 20 y 21 años, y a dos adolescentes, de 15 y 17. Los mayores de edad fueron trasladados a la Alcaidía de Tribunales y, los menores, a la División Minoridad.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate