viernes 21 de junio de 2024
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Allanamiento

Trabajadores entrerrianos eran explotados en un campo correntino

Casi 20 trabajadores entrerrianos eran explotados en un campo de cítricos de Corrientes. Trabajaban 11 horas por día y no los dejaban salir

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Un allanamiento realizado en un campo de Corrientes registró un total de 17 trabajadores entrerrianos que eran explotados, la mayoría de ellos sin tener registro laboral. Fue en un operativo conjunto entre AFIP, Uatre y Renatre, en una plantación de cítricos.

Trabajadores explotados: qué encontraron en el campo

A raíz de una denuncia en la línea telefónica del organismo, agentes de la dependencia realizaron una fiscalización presencial en el lugar en donde se hallaron indicios compatibles con trata de personas con fines de explotación laboral, por lo que se presentó una denuncia penal ante la justicia federal.

Durante el relevamiento, los trabajadores estaban escondidos entre los árboles para evitar ser vistos por los inspectores, tal como les habían ordenado sus empleadores, según relataron.

Había 17 trabajadores oriundos de Entre Ríos y 14 de ellos no estaban registrados. Además, otros tres habían llegado para tareas de poda.

El procedimiento fue encabezado por personal de la Afip en conjunto con miembros de la Unión Argentina de Trabajadores y Estibadores (Uatre), del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre) y de la policía provincial.

La entrada estaba cerrada con candado y como los empleados no tenían la llave, debieron esperar casi una hora al responsable de predio para que abriera la tranquera.

En cuanto a las jornadas, duraban desde las 7 de la mañana hasta las 18. Sus horas libres las dedicaban a comer y descansar, y no podían retirarse del predio hasta los viernes, cuando eran trasladados.

Una vez que pudieron ingresar, los funcionarios de seguridad social de Afip constataron condiciones laborales y habitacionales deplorables, sin electricidad, heladera, cocina o baño.

Dormían en un colectivo abandonado, en mal estado, con filtraciones, sobre colchones que trajeron ellos mismos, apoyados directamente en el suelo. Para higienizarse utilizaban un cubículo hecho con bolsas, y se alimentaban de la pata de una res colgada a la intemperie, que cocían con fuego hecho con leña en parrillas pequeñas.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar