jueves 15 de febrero de 2024
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Del Padre Pío

Paraná: robaron reliquias de la Iglesia Santo Domingo Savio

La parroquia Santo Domingo Savio de Paraná informó el robo de la reliquia del Padre Pío . Detuvieron a un sujeto, pero no hallaron el objeto. Piden ayuda

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

La parroquia Santo Domingo Savio de Paraná informó el robo de la reliquia del Padre Pío de Pietrelcina. El objeto fue sustraído por una persona que fue detenida por algunas horas, pero de la cual no se pudo obtener información sobre el paradero del objeto.

"Para nosotros es algo sagrado, es una pertenencia de este sacerdote capuchino famoso por sus estigmas, que fue beatificado y canonizado", indicó el cura de la iglesia que sufrió la sustracción, Walter Minigutti. Y agregó: "Fueron pedidas en Italia, gracias a gestiones realizadas por el Arzobispo. Estaban acá hace cinco años. Descubrimos que no estaban y en las cámaras de seguridad hallamos el robo y quién se las llevó. Esta persona estuvo detenida, pero las reliquias no están. Pedimos la colaboración para hallarlas".

En la Iglesia Católica una reliquia hace referencia a la parte del cuerpo de un santo o aquello que, por haber tocado el cuerpo de un santo, es digno de veneración. La que se encontraba en la parroquia es una tela que utilizaba el padre Pío para limpiar el mitón, que se usaba para cubrir las manos, como un guante, donde el protegía sus reliquias que eran sus estigmas.

Embed

Iglesia: quién fue el padre Pío de Pietrelcina

Cada 23 de septiembre la Iglesia Católica celebra a San Pio de Pietrelcina (1887-1968), a quien afectuosamente el mundo llama Padre Pío.

Este franciscano italiano recibió los estigmas de Nuestro Señor Jesucristo, quien quiso asociarlo de una manera especial a su Pasión. El Padre Pío, como Jesús, se hizo ofrenda viva para cargar en propia carne los dolores y sufrimientos ajenos, consecuencias de la caída del ser humano. Por eso, no por error, le llaman ‘el crucificado sin cruz’.

El Padre Pío partió a la Casa del Padre el 23 de septiembre de 1968, después de varias horas de agonía, en las que repitió con voz débil “¡Jesús, María!”.

Durante la ceremonia de su canonización, celebrada el 16 de junio de 2002, San Juan Pablo II afirmó con contundencia: “Oración y caridad, esta es una síntesis sumamente concreta de la enseñanza del Padre Pío, que hoy vuelve a proponerse a todos”.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar