viernes 17 de marzo de 2023
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Judiciales

Imputan al narco por intento de fuga en helicóptero

Imputaron al narco Alvarado y a otras dos personas por el intento de fuga en un helicóptero salido desde Entre Ríos.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

En línea con el pedido de los fiscales federales Cecilia Incardona y Diego Iglesias, titulares de la Fiscalía Federal Nº 2 de Lomas de Zamora y la Procuraduría de Narcocriminalidad, el juez federal subrogante Ernesto Kreplak indagó al narco Esteban Lindor Alvarado y a otros dos hombres por el intento de fuga del Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza, ocurrido el pasado viernes 10 de marzo, en un helicóptero salido de Entre Ríos.

Los representantes del Ministerio Público Fiscal le atribuyeron a Alvarado ser jefe de una asociación ilícita conformada por, al menos, tres personas y destinada a la comisión indeterminada de delitos, mientras que a los otros dos hombres los imputaron como miembros de la banda. Además, les endilgaron la adquisición, administración y disposición de un helicóptero Robinson R44 Raven, con matrícula falsa, que fuera comprado en España e introducido en nuestro país a través de un paso no habilitado cerca de la zona de Campo 9, en la República del Paraguay. Finalmente, fueron indagados por haber favorecido a Alvarado y otra persona de su entorno para fugarse del penal donde están detenidos.

El 9 de junio de 2022, el Tribunal Oral Federal Nº 2 de Rosario condenó a Alvarado -por mayoría- a la pena de 15 años de prisión como organizador del transporte de 493,937 kilogramos de marihuana a la provincia de Río Negro en 2017. El hombre y su pareja también están acusados e irán a juicio por lavado de activos de origen delictivo realizado como miembros de una asociación o banda formada para la comisión continuada de hechos de esta naturaleza.

Asimismo, el año pasado la Justicia santafesina condenó a Alvarado a prisión perpetua como partícipe primario de un homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por el concurso premeditado de dos o más personas, autor de encubrimiento, instigador de cuatro amenazas coactivas calificadas por la intención de obtener una medida o concesión por parte de cualquier miembro de los poderes públicos, jefe de una asociación ilícita y coautor de cinco hechos de lavado de activos agravados por ser miembro de una banda.

Por otra parte, de las múltiples investigaciones desarrolladas por el Ministerio Público de la Acusación, con colaboración del Ministerio Público Fiscal de la Nación, se advirtió que -a pesar de estar detenido- Alvarado estaba comunicado con personas en el exterior, quienes ejecutaban distintas maniobras de narcotráfico y delitos conexos, bajo sus órdenes.

Plan de escape frustrado

El 2 de marzo pasado, el Ministerio Público Fiscal fue alertado respecto a la existencia de un plan diseñado por Alvarado y personas de su entorno para extraerlo del Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza, donde se encuentra recluido. Supuestamente, al día siguiente, un helicóptero partiría de un aeródromo rural cercano a Gualeguaychú, sobrevolaría el penal y liberaría a Alvarado y a otra persona. Así, se encomendó a personal de la División Operaciones Federales de la Policía Federal Argentina una serie de tareas de campo e intervenciones telefónicas ordenadas por el juez, que permitieron identificar a parte de los involucrados.

De las conversaciones telefónicas interceptadas entre el piloto -apodado “Lobo”- y Alvarado se desprende que la aeronave saldría de Gualeguaychú, descendería en el patio del penal, efectuaría la extracción y los depositaría en un campo de General Rodríguez, donde otros miembros de la organización recibirían a Alvarado y asegurarían su ocultamiento.

En virtud de todo ello, el pasado 10 de marzo, a instancias de los fiscales Incardona e Iglesias, el juez Kreplak ordenó una serie de medidas y allanamientos simultáneos en domicilios de las provincias de Entre Ríos, Santa Fe y Buenos Aires, y en el Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza, que frustraron el plan de escape.

Si bien el helicóptero despegó de Gualeguaychú, debió aterrizar en un predio cercano al Country Club Banco de la localidad bonaerense de Francisco Álvarez, por averías en su motor, lo que permitió su secuestro, junto a otros elementos de interés para la investigación. También ese día se detuvo a dos colaboradores de Alvarado y se incautaron los vehículos en los que se transportaban dinero en efectivo, una pistola 9 mm (que fue hallada en el aeródromo desde donde despegó el helicóptero). Por otra parte, en los procedimientos desarrollados en el penal de Ezeiza se incautó un teléfono celular y un reloj inteligente, que estaba oculto en una media en el patio del complejo.

Finalmente, los integrantes de la organización también fueron indagados por la falsificación y alteración de la numeración de un objeto registrado de acuerdo con la ley, en tanto se encargaron de asentar en la parte exterior del helicóptero una matrícula falsa, correspondiente a una aeronave diferente.

Fuente: El Entre Ríos

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar