miércoles 25 de enero de 2023
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Buenos Aires

Buenos Aires: condenaron a un cura que abusó a dos monjas

Un cura fue condenado a 12 años de prisión por abuso sexual. Sus víctimas eran dos monjas, a quienes sometió por años en Buenos Aires.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Este martes, el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N°3 de Buenos Aires condenó a 12 años de prisión a Manuel Fernando Pascual, el cura que abusó de dos monjas durante los años 2012 y 2016.

La sentencia fue votada por los jueces Gustavo Valle y Gustavo Rofrano; mientras que el magistrado Gabriel Vega se pronunció en disidencia. El fiscal Andrés Esteban Madrea, por su parte, había solicitado una pena de 15 años de prisión.

En el veredicto, los magistrados sentenciaron a Pascual como el autor de los delitos de “abuso sexual gravemente ultrajante con acceso carnal perpetrado de manera continuada”, durante los años 2012 y 2016 y “abuso sexual gravemente ultrajante perpetrado de manera continuada”, entre los años 2014 a 2016. Llegó al juicio en libertad.

En ambos casos, también, los abusos tiene el agravante de haber sido cometidos por un ministro de culto reconocido. Las víctimas, pertenecientes a la comunidad de las Hermanas de San José en Núñez, fueron querellantes en la causa.

Los abusos cometidos por el cura Manuel Fernando Pascual

Pascual era el encargado de organizar retiros espirituales para la congregación en la estancia La Ermita. Allí y en el lugar donde vivían las religiosas, el Hogar Amparo Maternal, a pocas cuadras de la cancha de River, el acusado sometía a una intensa “manipulación” a sus víctimas.

En el juicio, las mujeres declararon que el sacerdote las “confesaba y absolvía de sus pecados” solo si se quitaban la ropa y que rezaba con ellas luego de las violaciones. Según la acusación –de la que también participó la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM)–, el padre Pascual abusó sexualmente de las víctimas, aprovechándose de la situación de vulnerabilidad que tenían ambas y utilizando la autoridad –de todo tipo– que ejercía, lo que les impedía a las mujeres rebelarse y consentir libremente.

“Pascual se habría valido de su rol de confesor y guía espiritual para, primero, obtener su plena confianza, manipularlas después para ‘aceptar su amor como algo sagrado’ o forzar el contacto para no echarlas, y luego avanzar en las maniobras abusivas. En esa línea, las mujeres relataron que el sacerdote las ‘confesaba y las absolvía de sus pecados’ durante esas situaciones. Marcaron también que hablaba de ‘sanarlas’ de sus heridas, de practicar su sexualidad para conocerse y las convencía de que debían ‘dejarse querer’ por él”, sostuvo Madrea en su alegato.

Al momento de solicitar la pena, el fiscal manifestó que los hechos fueron sumamente graves no solo por la escala penal y la naturaleza de todo abuso sino por sus características tan traumáticas y disruptivas, al haber sido cometidos en un ámbito religioso donde voluntariamente se profesa una vocación religiosa, donde ciertos valores como la castidad son intrínsecos también desde la mirada de quien pretende esa vida. Aseguró entonces que las víctimas se vieron privadas de continuar con su vida religiosa y con su vocación, y que les quedaron secuelas físicas y psíquicas que prevalecen en la actualidad.

Hace 25 años el sacerdote había sido procesado por otros abusos sexuales pero la causa no avanzó y sus abogados lograron la prescripción del caso. A pesar de ello, las mujeres que entonces lo habían denunciado, fueron escuchadas en las audiencias de este juicio.

Más de una docena de monjas y exreligiosas contaron los sometimientos que padecieron por parte de Pascual, según publicó TN.

PLACA VIOLENCIA DE GÉNERO (2).jpg

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar