sábado 21 de enero de 2023
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Caso Rivero-Akrich

A 13 años del macabro doble crimen que sacudió a Entre Ríos

En 2009, un doble homicidio conmocionó a Entre Ríos. Un joven y su abuela fueron torturados y asesinados en su casa. Qué pasó con el culpable.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El caso Rivero-Akrich, es sin dudas uno de los hechos policiales que integra la lista más horrenda que tiene la historia de Concepción del Uruguay. Se trata del brutal crimen de un joven y su abuela, en manos de un psicópata que fuera condenado a prisión perpetua, pero que durante el cumplimiento de su pena, se terminó quitando la vida en su celda del Penal de Gualeguaychú. La noticia conmocionó a Entre Ríos.

Hoy 16 de diciembre, se cumplen 13 años de aquel trágico día en el cual la comunidad uruguayense se vio sacudida, no solo por las características del caso, sino por quienes fueron víctimas, miembros de conocidas familias, hecho que por sus características, fue publicado en medios de alcance nacional.

Entre Ríos Concepción del Uruguay crimen 2
El homicida se suicidó en el penal de Gualeguaychú, Entre Ríos.

El homicida se suicidó en el penal de Gualeguaychú, Entre Ríos.

Las víctimas fueron Nelly Akrich, una mujer de 88 años, y su nieto, Adrián Rivero de 23, quienes murieron en manos de Nicolás Emanuel Martínez que en la madrugada del 16 de diciembre de 2009 fue a la casa de quien era su amigo en calle Ameghino 31, pero en esta oportunidad lo hizo dispuesto a matar, no sin antes torturarlos.

Al joven le tiró gas pimienta, le quemó las manos en una hornalla, lo picaneó y lo apuñaló más de una decena de veces, mientras su abuela dormía.

Al escuchar que algo pasaba, la anciana se despertó, levantándose al escuchar los gritos, instante que el psicópata decidió que tenía que eliminar también a la única testigo.

Con una frialdad que parecería ser sacada de una novela de terror, Martínez la quemó primero con trapos embebidos en hidrocarburo, le dio varias puñaladas y, antes de escapar del lugar, prendió fuego la casa con sus dos víctimas adentro, lo que fue sofocado por personal de Bomberos, que se encontraron con los cuerpos de las víctimas.

El brutal asesino intentó escapar fugándose a Colón, donde finalmente fue capturado por la Policía, antes de que lograra salir del país.

Tras el juicio oral en Concepción del Uruguay, fue condenado a prisión perpetua, pero finalmente Martínez, tras algunos intentos de su abogado de conseguir la prisión domiciliaria por cuestiones de salud, decidió poner fin a su encierro y se quitó la vida en abril del 2021, en su celda de la cárcel de Gualeguaychú, con lo que se cerró de esta manera, uno de los capítulos más oscuros de la historia policial de Concepción del Uruguay.

Fuente: 03442

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar