Intentan determinar quién fue el autor del disparo que hirió de gravedad al policía Martín López en Santa Elena, si bien esto no cambiaría la calificación del hecho. "En el día de hoy se están realizando pericias tanto de las muestras que se tomaron para la prueba de dermotest como las pericias balísticas", adelantó a AHORA el fiscal que lleva la causa, Santiago Alfieri.

Los cinco detenidos en primera instancia -entre la noche del hecho, 8 de febrero, y la madrugada del 9- fueron imputados por homicidio calificado en grado de tentativa, doblemente agravado "por la condición de funcionario de una fuerza de seguridad de la víctima y por haberse cometido el hecho para lograr la impunidad de otro delito, que es el de portación de armas", precisó el funcionario judicial. Y aclaró: "Caza furtiva no, porque no es un delito, es una contravención".

Para cuatro de ellos se dispuso 20 días de prisión preventiva que están cumpliendo en la Jefatura Departamental La Paz de Policía. Por su parte, el quinto detenido, un adolescente de 17 años que "fue entregado por su madre" a las autoridades, "quedó a disposición de ella y está siendo abordado por el Copnaf" por ser menor de edad, informó Alfieri.

POR AHORA, NO IMPORTA QUIÉN DISPARÓ

Con respecto a quién fue el que disparó, determianarlo a partir de las pericias solo "serviría para la verdad histórica" pero no para quitarles responsabilidad a los otros cuatro acusados porque "no modifica nada", dijo el funcionario judicial.

"Hasta ahora esa es nuestra postura y es lo que estamos estableciendo. Para la fiscalía este es un hecho común de los cinco imputados. Lo valoramos como un hecho de todos. Lo que nosotros planteamos hasta ahora es que para lograr la impunidad de portación de armas, de ese disparo se sirven todos; todos salen corriendo a partir de la paralización de la persecución que el personal de la Brigada estaba haciendo", explicó Alfieri.

DESMIENTEN APREMIOS ILEGALES

Unos días atrás, el padre de uno de los detenidos se comunicó con AHORA para comunicar la sospecha de que su hijo podría estar siendo golpeado por policías en la celda de la Jefatura de La Paz. "Él no disparó adrede, se le escapó el tiro", se excusó el hombre. Luego acudió al fiscal, quien desmintió la existencia de apremios ilegales a esta Redacción.

"Hubo una noticia de un familiar de uno de los acusados y nos presentamos el defensor oficial y yo en Jefatura de manera inmediata, nos entrevistamos a solas y le propusimos la revisión por parte del médico forense y que de ese lugar se podía ir con nosotros, pero manifestó que no tenía ningún golpe y en la audiencia de prisión preventiva previa, la jueza de Garantías les preguntó cómo habían sido tratados y la verdad que ninguno recibió ningún tipo de apremio", dijo Alfieri.

Y ahondó: "Es algo que el familiar nos anotició preocupado y nosotros asistimos inmediatamente y después nos comunicamos con él para hacerle saber la noticia; en menos de media hora le habíamos dado la novedad fehaciente y controlada de que no había sido así", descartó.

HIPÓTESIS DEL HECHO

La Policía se enteró de la presencia de presuntos cazadores furtivos en la estancia "Puerto Buey" de Santa Elena -conocida como "El Peruano"- "a partir del llamado del dueño del establecimiento rural, de apellido Winitsky". "Al ver la inminente detención de ellos con las armas en su poder, para salvar esa portación de las armas, uno de ellos sale del escondite que tenían en común e imprevistamente le da un tiro en el abdomen a López". En ese momento se produjo una "paralización de la persecución" y los imputados aprovecharon para escapar corriendo. Esa es la hipótesis del fiscal.

DOS ARMAS

La Fiscalía cuenta con dos armas secuestradas. "Una que sería una carabina originalmente de aire comprimido y luego modificada para el disparo de arma de fuego, a simple vista, pero que se está peritando el día de hoy, y una escopeta calibre 16".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate