Walter, oriundo de Berisso, provincia de Buenos Aires, compró un camión de tierra en una cantera de La Plata y luego, al volcar el montículo en su terreno, descubrió que contenía pedazos de huesos de un animal. Los llevó al Museo de Ciencias Naturales y allí le confirmaron que se trataba de un mastodonte de más de 10 mil años.

Un hecho sorprendente le ocurrió después de depositar la tierra que compró en su lote. “Cuando volcaron la tierra vi una piedra distinta, de otro color”, comenzó el relato el vecino de Berisso. La sacó y notó que tenía poros típicos de un hueso enterrado hace muchos años. Siguió removiendo la tierra y encontró más pedazos como ese, los lavó y advirtió que se trataba de una mandíbula y otros restos de un animal.

Luego de llamar varias veces al Museo de Ciencias Naturales logró comunicarse con una empleada del lugar a quien le dijo que le llevaría los huesos para que pueda observarlos. “Fui con los restos y la chica no lo podía creer. Me mostró un par de animales y me preguntó si la dentadura que yo tenía podía ser alguno de ellos. Al verlos noté que los huesos que encontré se parecían al de un mastodonte”, explicó Walter.

Luego de compartirlo por sus redes sociales, un paleontólogo se comunicó con él y se acercó a su casa. Allí estaban la mayoría de los restos, el especialista pudo analizarlos y corroborar que se trataba de un mastodonte.

Al día siguiente los paleontólogos del Museo fueron a la montaña de tierra para seguir buscando más partes del animal. A Walter le explicaron que era un descubrimiento magnifico porque generalmente se hallan algunos huesos pero no el cuerpo completo debido a que los depredadores se llevaban los pedazos de los cuerpos que hallaban. “Estaba entero por la cantidad de huesos que encontramos y de qué zonas eran, huesos de la paleta, cadera, costilla, mandíbula, columna vertebral, pierna, fémur, radio y los colmillos entre otros”, enfatizó Walter.

Walter está seguro que encontró restos de dos animales ya que extrajeron dos mandíbulas de diferente tamaño. “Yo encontré huesos de un cachorro y después ellos encontraron una mandíbula más grande. Por eso me dijeron que posiblemente había dos animales”, agregó.

Actualmente los restos están siendo analizados en el Museo de Ciencias Naturales de La Plata. Además Walter aclaró que de la cantera se sacó más tierra y se depositó en otros camiones por lo cual deduce que puede haber más restos de los animales en otros montículos.

Fuente: El Editor Platense.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate