Ocurrió en Francia. Una bebé de 22 meses de edad está en coma porque tomó detergente líquido para lavavajillas que le sirvieron por error en un restaurante de la comuna de Pornic, departamento de Loira Atlántico.

El 1 de agosto, los padres de la menor habían pedido jugo para que su hijita tomara, pero el mozo le sirvió un vaso que contenía detergente industrial en base a hidróxido de sodio, sustancia utilizada para desbloquear tuberías de desagües. La beba tomó el líquido y vomitó de forma inmediata.

Sorprendidos por su reacción, sus padres decidieron probar lo que tenía el vaso y terminaron los tres en el hospital. "Pensé que era alcohol", "me quemé los labios", dijo el padre, quien además contó que parte del detergente que cayó en el vestido de su hija le provocó incluso quemaduras en la piel. Para él, se trató de una "grave negligencia".

Según las investigaciones de la Policía local, el incidente se produjo por una serie de errores. Primero, un empleado del restaurante derramó el producto de limpieza en un recipiente que se usaban para los jugos y lo dejó afuera de la cocina.

Más tarde, otro empleado, creyendo que se trataba de una bebida, puso el recipiente en la heladera. Y por último, un mozo sirvió el contenido de ese envase en el vaso que era para la nena.

La nena todavía se encuentra en la unidad de cuidados intensivos, pero su padre indicó que su vida ya no está en peligro, aunque los médicos le advirtieron que corre el riesgo de perder el esófago. Los representantes del restaurante pidieron disculpas y mostraron su apoyo a la familia afectada.

Comentá y expresate