"Así fue que llegó esta perrita a mi casa. Cuando la vi me desesperé", publicó este domingo en su cuenta de Facebook Betiana Gómez, una joven de Santa Elena, junto a las terribles imágenes que dan cuenta del mal estado en que se encontraba el animal.

La vecina indicó que en ese momento "no sabía qué hacer" ya que "no tenía nada en casa para curarla". "No sabía a quién avisar, nunca la había visto por el barrio. Pregunté a mis vecinos y nadie la conocía. Pasaba el tiempo y ella estaba ahí, dolorida, desangrándose, y me miraba como diciendo que me apurara; le costaba respirar", dice el crudo relato de Betiana.

Gracias a la preocupación de la joven y al rápido accionar de proteccionistas locales, dos mujeres -madre e hija- llegaron para auxiliar a la perrita. "Para mí, dos hadas madrinas que enseguida la ayudaron, la lavaron, la limpiaron y la curaron", escribió la joven. Y lamentó: "Pero ya estaba rendida, no quiso comer ni tomar agua".

Decidieron llevarla urgente a La Paz, y "mientras organizaban el traslado, la perrita se recostó sobre la mano de Laura -una de las proteccionistas-, la miró como despidiéndose y se murió", describió Betiana con dolor.

"Laura lloraba y la hablaba como intentando reanimarla, pero era tarde. Todos quedamos con un nudo en la garganta. La perrita estaba con muchísimas garrapatas, desnutrida, anémica, y todo su cuerpito tomado por la sarna. Cuando la alzaron para llevarla a enterrar, largó mucha sangre por la boca", lamentó la vecina santaelenense, por lo que calcularon que quizás "también fue chocada por algún auto".

Finalmente, la joven reflexionó: "Ahora, yo pienso: la sarna, la desnutrición, no se producen de un día para otro". "¿No se daban cuenta los dueños, o alguien? ¿Puede haber gente tan mala?", cuestionó. "Parece que sí, pero como hay gente mala, también hay gente buena como estas chicas que me ayudaron en ese momento desesperante para mí", concluyó.

Mirá la dura publicación:

Embed

Fuente: La Sexta

Comentá y expresate