Permanecer un tiempo prolongado de pie incrementa el gasto energético y ayuda a combatir el sedentarismo y su impacto negativo sobre la salud, de acuerdo a un estudio liderado por investigadores de la Universidad de Granada.

Este equipo de trabajo descubrió que cuando permanecemos parados un total de seis horas quemamos 45 kilocalorías, en comparación a cuando estamos sentados o tumbados, según el estudio publicado en la revista Plos One y reproducido por 20 Minutos.

A esa conclusión llegaron luego de analizar el gasto de energía de 53 jóvenes adultos a los que clasificaron en ahorradores o derrochadores de energía.

“Los ahorradores consumen muy poca energía en sus actividades y, por tanto, la diferencia entre estar sentado o tumbado y estar de pie es prácticamente nula. Por su parte, los derrochadores queman aproximadamente un 10% más de energía cuando cambian de estar sentado o tumbado a estar de pie”, indicó Francisco Amaro, uno de los autores.

A partir de esto indagaron en qué es lo que hace que una persona gaste más o menos energía, y descubrieron que eso está relacionado con la masa muscular, que cuanto mayor es, más energía gasta. A la luz de los resultados, los autores aconsejan pasar más tiempo de pie en la oficina como una buena estrategia para aumentar el gasto de energía, y así evitar almacenarla en forma de grasa.

Incluso esto se podría lograr con ejercicios sencillos, por ejemplo si una persona se levanta, da 10 pasos y se vuelve a sentar ya reduce mucho los efectos del sedentarismo. También sería bueno implantar mesas regulables en altura para trabajar de pie, algo muy de moda en los países nórdicos.

Con el tiempo esto podría ayudar a reducir considerablemente sus consecuencias negativas, como sobrepeso, obesidad o riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Fuente: Rosario 3.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate