Tres equipos del Instituto Malbrán comenzaron a trabajar este miércoles con las muestrasobtenidas en los hospitales de los pacientes que murieron o se recuperaron tras desarrollar la forma más grave y poco frecuente de la enfermedad por Streptococcus pyogenes, que se transmite al toser, estornudar y hablar.

Sus especialistas determinarán, entre otros resultados, si la bacteria causante de faringitis o anginas que está circulando esta temporada y activó una señal de alarma epidemiológica en el sistema sanitario es más agresiva y responde a los antibióticos disponibles para controlar la infección.

Ayer se confirmaron las muertes de un bebé de 20 meses, en General Roca, Río Negro, y de un hombre de 40 años, en Pergamino. Son seis los muertos por la infección. En el Hospital de Niños Pedro de Elizalde, uno de los tres menores de siete años que se están recuperando recibió el alta. Los otros dos siguen internados "con evolución favorable", de acuerdo con la información que brindó el hospital. En el jardín de infantes de la parroquia Nuestra Señora de Caacupé, en Barracas, se recordó a Jano Gómez. El día que cumplía cuatro años, docentes, compañeros y la familia participaron de la reunión.

En el Malbrán, los resultados preliminares se conocerán hacia el fin de semana, según pudo saber La Nación. Los definitivos, la próxima semana. La secuenciación del genoma es lo que aportará datos con máxima exactitud sobre su nivel de virulencia, resistencia antimicrobiana y si el germen que afectó a los pacientes es el mismo en todos los casos.

Para eso, intervienen los especialistas de los laboratorios de Bacteriología Especial y Resistencia Antimicrobiana, además del equipo de la Plataforma de Genómica y Bioinformática de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (Anlis) Dr. Carlos Malbrán.

El año pasado, el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas (INEI) de la Anlis estudió 14 aislamientos de S. pyogenes de pacientes atendidos entre junio y septiembre en cuatro centros de salud de Neuquén y Río Negro. Todos habían desarrollado la forma invasiva de la enfermedad: el estreptococo produce toxinas que van contaminando la sangre y, así, afecta distintos órganos (shock tóxico). La consulta temprana y el diagnóstico adecuado, como están recomendado las autoridades de Salud nacionales, reducen los riesgos.

Los centros públicos y privados están obligados a informar al Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud todo caso con la forma grave, invasiva, de la enfermedad por S. pyogenes una vez que hayan detectado el germen. No así las formas más leves de las infecciones estreptocócicas, como anginas o faringoamigdalitis.

"En la Argentina, los serotipos (de la bacteria) prevalentes para la enfermedad invasiva en la población general durante el período 2000-2016 fueron M12, M1 y M3, de acuerdo con el Laboratorio Nacional de Referencia -precisaron ayer, por escrito, las autoridades de la Anlis-Malbrán-. A partir del año pasado, se observa un incremento del aislamiento del serotipo M3, principalmente en la población pediátrica", sin que se hayan detectado hasta ahora cepas resistentes a los antibióticos disponibles.

Dos factores influyen en la aparición de esta forma poco frecuente de la infección estreptocócica estacional: la virulencia de la bacteria circulante y el estado de la inmunidad del paciente. En algunos de los casos que tomaron estado público, se confirmó la coinfección del estreptococo con virus respiratorios, como el de la influenza o gripe.

"Las muestras tomadas en los laboratorios institucionales con identificación del patógeno deben derivarse a al Servicio de Bacteriología Especial del INEI, que confirmará la identificación y la determinación del tipo M y los derivará al Servicio de Antimicrobianos para los estudios de resistencia antimicrobiana -se explicó desde la Anlis-. Ante la situación epidemiológica planteada, la Plataforma de Genómica y Bioinformática hará también la secuenciación completa del genoma bacteriano para determinar a qué cluster corresponde la cepa circulante y a qué mecanismos podría deberse su inusitada virulencia".

"No estamos en una situación de brote epidémico", insistió en aclarar Ángela Gentile, jefa del Departamento de Epidemiología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. "Sabemos que al final del invierno y la primavera aumentan las infecciones por S. pyogenes y que la mayoría son benignas. Pero hay entre un 6 y un 7% de pacientes que desarrollan la forma grave, con complicaciones como las que estamos viendo. Hay que estar atentos y consultar ante síntomas como tos, angina, ganglios inflamados y erupción de la piel".

Recomendaciones

En el caso de detectar en un chico la infección por S. pyogenes, aconseja que se les explique a los padres que "es una patología muy frecuente en pediatría, principalmente entre los 4 y los 10 años, mayor en esta época del año (primavera y otoño), y que con el tratamiento adecuado con penicilina durante 10 días, por vía oral, las posibilidades de que aparezcan complicaciones son muy infrecuentes".

La SAP precisó que, en la Argentina la letalidad de la enfermedad invasiva por S. pyogenes era del 7,69% en 2015, de acuerdo con un estudio multicéntrico que coordinó 20 hospitales y centros privados. Y recordó además que la bacteria puede afectar a chicos y adolescentes sanos, y a adultos.

Entre los factores de riesgo en los chicos, la entidad enumeró: tener varicela o haberla tenido recientemente; infecciones de piel, las partes blandas o una herida quirúrgica; haber tenido alguna infección viral previa o alguna condición que afecte la inmunidad, publicó La Nación.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Qué opinás de la Educación Sexual Integral en las escuelas?

Debe ser obligatoria en todas las escuelas
Debe darse sólo en escuelas públicas
No se debería dar en las escuelas
ver resultados

Las Más Leídas