Santiago del Estero. En una clase sobre educación sexual, en la que se trató el tema de cómo reconocer un abuso, un grupo de docentes descubrió que una de sus alumnas era víctima del ilícito por parte de su padrastro, un pastor de una iglesia evangélica. El hombre ya fue detenido y ayer la fiscal Judith Díazrequirió la prisión preventiva del acusado, enrostrándole "abuso sexual gravemente ultrajante".

Los hechos se conocieron en agosto, en una clase especial entre maestras y alumnas.

Al término, una nena de 10 años pidió hablar con las docentes y les confió que lo aprehendido le dejaba en claro que en los últimos años era abusada por la pareja de su madre, un pastor evangélico de esta ciudad capital.

"No me cree"

"Ya le conté todo a mi mami, pero ella no me cree nada", habría lamentado la alumna ante las maestras.

Dado a la gravedad de lo revelado, las docentes alertaron a su superioridad y luego ante la Dirección de la Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf).

Las autoridades plasmaron una denuncia que desembocó en la Fiscalía, a cargo de Judith Díaz.

La fiscal ayer habría señalado que la menor describió aberrantes actos, en ausencia de la madre.

No se habría tratado de un hecho aislado, sino una seguidilla de manoseos y prácticas auto satisfactivas, con la nena convertida en mero objeto sexual.

Dudas y negativas

En la audiencia, la defensa del acusado habría subrayado que todo se trata de una fábula de la menor, de quien dijo, tenía "mucha imaginación".

La investigación es nueva, pero también incluye informes médicos y pericias psicológicas, las cuales desnudarán la salud mental del pastor, quien hasta ahora niega todo.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate