La paritaria del rubro mercantil, la mayor del país con más de un millón de trabajadores alcanzados, quedó a un paso de resolverse con incrementos promedio equivalentes a 12%, a través de sumas fijas, un compromiso de reanudación de las negociaciones en enero y la confirmación de que habrá cinco meses de este año en los que no operó suba alguna producto del “agujero negro” salarial que provocó la pandemia en la economía. El sindicato de Comercio avanzó con las cámaras empresarias del sector en un acuerdo que incluirá el pago de montos de entre 5.000 y 6.000 pesos de septiembre a diciembre, explicaron en ambas partes.

Descartado un entendimiento por el año de vigencia del convenio, el gremio que encabeza Armando Cavalieri les propuso a la Cámara de Comercio (CAC), presidida por Jorge Di Fiori, la Confederación de la Mediana Empresa (CAME) y la Unión de Entidades Comerciales (Udeca) un ajuste parcial por 2020: el esquema prevé la conversión a remunerativo para todos los efectos de $6.000 que comenzaron a pagarse este año ($4.000 que decretó el Gobierno para todos los trabajadores privados y 2 mil pesos de aumento desde abril por la revisión del acuerdo de 2019) y un aumento en valor fijo por el último cuatrimestre.

Se trata de una ingeniería similar a la que pactó la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) con las cámaras empresarias de la actividad mediante un bono de $6.000 hasta fin de año. En ambos casos se convalidó el “agujero negro” que adelantó este diario (los operarios industriales perdieron cuatro meses y los mercantiles, por ahora, cinco) y que coincidió con el período de mayor restricción para la actividad económica a través de las medidas de aislamiento ordenadas por sucesivos decretos del Gobierno.

En tanto que Comercio, una vez más al igual que la UOM, cerrará junto con la paritaria una extensión hasta fin de año del mecanismo de suspensiones masivas con reducción salarial del 25 por ciento (del neto) al amparo del artículo 223 bis de la ley de Contrato de Trabajo. En el caso del gremio mercantil las empresas contaban con una ventaja a pesar de no haberse prorrogado antes la vigencia del sistema de licenciamientos: el primer acuerdo les otorgó a las pyme con hasta 70 empleados el beneficio de un trámite exprés de homologación ante el Ministerio de Trabajo sin la participación del sindicato.

La firma del acuerdo marco estaba prevista para ayer pero hubo puntos de discordancia que la dejaron en suspenso. La estructura general, de todos modos, no está en discusión y garantizará la continuidad de un pago extraordinario a favor de la obra social mercantil (Osecac) equivalente a 100 pesos por cada afiliado que se descuenta en el recibo de sueldo, adicional a la retención porcentual mensual.

Según lo negociado hasta ahora el esquema prevé para el último cuatrimestre del año (el convenio 2019 venció en abril y desde entonces no hubo aumentos) el pago de entre 5.000 y 6 mil pesos mensuales. En el primer caso el ajuste para el sueldo promedio de la actividad, que oscila los 41 mil pesos, será de 12% y en el segundo, de 14 por ciento para lo que resta del año. En enero reanudará la discusión para establecer un eventual ajuste porcentual para los últimos tres meses de vigencia del convenio colectivo.

Una vez convalidado el entendimiento el gremio de Comercio se sumará al pelotón de sindicatos con paritarias resueltas en medio de la pandemia: entre los primeros figuraron la federación de Aceiteros, con 25% de incremento, la Asociación Bancaria (26%) y Camioneros (30 por ciento) y siguieron otros como encargados de edificios, industria de la alimentación, químicos, cerveceros, papeleros, plásticos, mineros y operarios de frigoríficos de carne avícola, entre otros.

Fuente: Ámbito

Comentá y expresate