La ciudad de Paraná amaneció por segundo día consecutivo con basura en sus calles. Los trabajadores municipales realizan este martes nuevamente asambleas y retención de servicios, que perjudica el normal funcionamiento del trabajo de recolección. El personal de Obras Sanitarias también resiente sus tareas.

La medida de fuerza comenzó este lunes a la mañana. Los trabajadores reclaman por mejoras salariales, aunque desde la Comuna remarcaron la voluntad de diálogo que vienen trayendo desde semanas atrás con reuniones paritarias no sólo por tema salarial, sino también pases a planta y recategorizaciones.

El gremio mayoritario que nuclea a los empleados municipales -Suoyem- manifestó la necesidad de volver a realizar un acuerdo, de lo contrario dijeron que "no acatarán la conciliación obligatoria". "El Municipio incumplió con la paritaria", aseguró Jorge Brocado, titular del sindicato.

Por su parte, el intendente Sergio Varisco apuntó a un trasfondo político. "Es un paro absolutamente inesperado, que nos tomó por sorpresa. Hasta el viernes y sábado tuvimos diálogo con el sindicato por distintos temas. Creo que tiene que ver con la política y que comienza la campaña electoral. Pedimos la conciliación, porque es lo que corresponde, para hacer la última paritaria del año", expresó.

En esta misma línea, planteó: "Me parece que la dirigencia gremial tiene que reflexionar. No son tiempos de este tipo de medidas y no es legal que se hagan de manera improvisada, porque si no uno tiene que pensar que lo que se quiere, en definitiva, no es luchar por los trabajadores sino mejorar alguna posición de poder".

Comentá y expresate