El chofer de colectivo de 44 años que provocó la muerte de los hermanos Cancio fue trasladado a la cárcel de Paraná este lunes. Semanas atrás había sido condenado a seis años de prisión y 10 años de inhabilitación para conducir, por la muerte de Jésica y Damián y herir gravemente a otra luego de cruzar un semáforo en rojo en estado de ebriedad, y con cocaína en sangre.

Roberto Oscar Mangona acordó a principio de mes la condena en un juicio abreviado, y permaneció en prisión domiciliaria hasta la fecha, cuando se dio a conocer el acuerdo, que entró en vigencia y fue trasladado a la Unidad Penal N° 1 de la capital entrerriana.

Tragedia en Paraná

El hecho ocurrió a las 6.15 del domingo 13 de marzo, sobre la avenida de las Américas en la intersección con la calle Lisandro de la Torre, en uno de los accesos de la capital entrerriana.

Mangona circulaba con el colectivo por la arteria central oeste de avenida de las Américas, cuando el semáforo habilitó a un Renault Megane a ingresar a la avenida, para girar hacia la izquierda y tomar por la calle central este.

El colectivero comenzó a frenar al llegar a la intersección, dejando un par de huellas en 4,30 metros, pero no alcanzó a detenerse, chocó con fuerza y continuó su frenada otros 38,70 metros; mientras que el auto giró 360 grados producto del fuerte impacto.

La fuerte colisión entre la parte frontal del ómnibus y la zona lateral izquierda del auto provocó la muerte instantánea de Jésica Cancio Bupo (30).

En tanto, su hermano Damián Francisco Cancio Bupo (31) fue trasladado al hospital San Martín con un traumatismo craneoencefálico, hemorragia interna por rotura de bazo y shock hipovolémico, pero falleció tras ser intervenido quirúrgicamente y permanecer con respiración asistida.

Sebastián Zárate (32) también se encontraba en el auto y sufrió politraumatismos en cráneo, brazos y piernas, por lo que debió ser internado y aún se encuentra en proceso de recuperación.

Pericias

Los semáforos de esa esquina "se encontraban en buen funcionamiento y sincronizados", y una cámara de un comercio captó que el colectivo cruzó "cuando el semáforo se encontraba en rojo", advirtió en su investigación el fiscal Mariano Budasoff.

También, gracias al sistema de control municipal de transporte público, se confirmó que el colectivo se trasladaba a 79 kilómetros por hora, cuando la velocidad máxima permitida allí es de 60.

Por otra parte, los análisis de sangre realizados al chofer del colectivo determinaron que, al momento del accidente, tenía 1,38 gramos de alcohol por litro de sangre y resultó positivo en el análisis de cocaína, por lo que se mantenía con prisión preventiva domiciliaria acusado de homicidio culposo por la conducción antirreglamentaria de un vehículo automotor, agravado por el número de víctimas fatales, la intoxicación con alcohol y estupefaciente, y la violación de señalización de semáforo; y lesiones leves culposas.

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Estás de acuerdo con que el horario de cursado se extienda una hora?

52.19% Si, estoy de acuerdo
47.81% No estoy de acuerdo
Total 6814 votos

Las Más Leídas