Facundo Campazzo dio una nueva muestra de su adaptación a la NBA, con otro sólido partido con aporte importante en defensa y en ataque, aunque Denver Nuggets cayó 130-128 ante Washington Wizards por culpa de una falta cuando restaba una décima de segundo, en un partido que llegó a ganar por 20 puntos en el cuarto inicial. Bradley Beal anotó los dos tiros libres para sellar la suerte del equipo del argentino.

Por más que regresaron dos de los lesionados de los Nuggets, Gary Harris y Monte Morris, Campazzo volvió a tener mucho tiempo en el campo, con más de 25 minutos, incluido un ingreso en los últimos 30 segundos para cerrar el juego. En ese lapso aportó 14 puntos, con 3-3 dobles, 2-4 triples y 2-3 libres, además de dos robos, una asistencia y un rebote, con una sola pérdida en toda la noche. Fue el tercer jugador más destacado de Denver detrás de Nikola Jokic (33 puntos, nueve asistencias, siete rebotes) y Jamal Murray (35 tantos y nueve recobres).

Sin embargo, la alegría para el argentino no fue completa, ya que su equipo perdió de forma insólita, después de remar para forzar un suplementario. A falta de 30 segundos, Jamal Murray anotó un triple para empatar el juego 125-125, pero en el ataque siguiente JaMychal Green le cometió una falta a David Bertans cuando estaba lanzando un triple, por lo que el letón, la gran estrella del partido con 33 puntos y 9-11 triples, anotó tres tiros libres para poner a su equipo otra vez arriba en el marcador. No obstante, de nuevo apareció Murray para anotar un triple desde el borde del círculo central que igualó el tanteador 128-128 con 2.1 segundos en el reloj. Entonces llegó la jugada decisiva de la noche, que arrancó con una cortina ilegal de Robin Lopez sobre Campazzo que los árbitros no advirtieron y la falta de Green sobre Beal cuando se acababa el tiempo. Como el escolta de los Wizards anotó ambos tiros, los Nuggets sufrieron su segunda derrota consecutiva.

En lo personal, el argentino dio otro paso adelante ya que estuvo muy acertado con los tiros cortos, un aspecto que no venía pudiendo resolver, con tres dobles en otros tantos intentos. Incluso, en el tercer cuarto mantuvo a su equipo en juego, con una ráfaga de siete puntos, incluido un triple con una falta más digna de fútbol americano que de básquet por parte de Garrison Mathews. Además, controló muy bien a Russell Westbrook, provocándole pérdidas y algunos lanzamientos fallados. Así se ganó la confianza del entrenador Michael Malone, que lo devolvió al campo para cerrar el partido, aunque dos faltas evitables condenaron a los Nuggets.

Con la derrota, Denver quedó con una marca de 15 victorias y 13 caídas, con lo que comparte la séptima posición en la Conferencia Oeste con Golden State Warriors. El próximo encuentro del conjunto de Colorado será el viernes ante Cleveland Cavaliers.

Fuente: Página 12

Comentá y expresate