La Obra Social para la Actividad Docente -Osplad- corre peligro. Sueldos adeudados y cada vez menos afiliados hacen peligrar sus servicios.

"La situación es desesperante. Las oficinas están cerradas, con el personal de paro porque no se pagan los sueldos. A su vez, por los amparos, nos tienen bloqueadas las cuentas. No se puede pagar la luz, teléfono, internet ni tampoco la limpieza de las oficinas" señalaron al Nueve desde la obra social.

Embed

Comentá y expresate