El condado de Boulder, en Colorado, Estados Unidos, fue escenario de un insólito episodio. Un oso "robó" un auto, pero poco después sufrió un accidente mientras se encontraba en el interior del vehículo.

El pasado viernes en horas de la noche, el úrsido "delincuente", como lo describió la Policía local, se encontró con un automóvil cuyas puertas no estaban bloqueadas. Tras ingresar al rodado, el animal cerró las mismas a través de sus erráticos movimientos.

El intruso trató por todos los medios de salir y aparentemente movió la palanca de cambios hacia la posición neutral, detalló en su cuenta de Facebook la Oficina del Sheriff del condado de Boulder.

Embed

El coche bajó unos 30 metros por una colina y se estrelló contra un árbol. Después de la colisión, el depredador logró salir del auto, que sufrió serios daños tanto en la parte externa como interna.

Comentá y expresate