El Ministerio Público Fiscal de la provincia deberá trabajar en conjunto con personal designado por la defensa del empresario paraguayo, Diego Cardona Herreros, para extraer datos que consideren privados de cuatro computadoras secuestradas en el marco de la causa por presunto enriquecimiento ilícito. En esa pesquisa, Cardona Herreros es coimputado junto al ex gobernador Sergio Urribarri y otras personas.

Pero no es el único delito que investiga el fiscal Gonzalo Badano, también sospecha de negociaciones incompatibles con la función pública, cohecho y peculado.

En la audiencia llevada a cabo este martes en los tribunales locales, se ventilaron datos inquietantes que alientan las sospechas del Ministerio Público Fiscal. Por ejemplo se reafirmó que Cardona Herreros administró más de 11 millones de dólares entre 2008 y 2015 que serían de la familia Urribarri. “Ese dinero no está registrado en ningún organismo estatal, ni AFIP ni ATER”, señaló Badano.

También dijo que el empresario paraguayo hasta pagaba el teléfono de “El Pato”, y que incluso cargó con los gastos de viajes para la familia Urribarri al Caribe o Europa.

Asimismo, el fiscal Gonzalo Badano sostuvo que licitaciones del Gobierno de Entre Ríos comenzaron a gestarse en las oficinas de Capital Federal, del empresario Cardona Herreros.

La documentación que, en teoría respalda esas hipótesis del Ministerio Fiscal, fue secuestrada en dos allanamientos que se hicieron el año pasado en Capital Federal. Entre los elementos secuestrados por los fiscales hay cuatro computadoras: una que la pusieron a disposición apenas empezó la audiencia, porque consideran que sólo tiene información íntima del empresario o su familia; y otras tres que contienen, según el fiscal, cientos de miles de mails que están siendo analizados.

La audiencia fue pedida por el defensor de Cardona Herreros, el abogado Ignacio Díaz (también defensor del diputado Pedro Báez). Díaz reclamó que se le devuelvan las máquinas secuestradas a su representado, porque la Fiscalía puede trabajar sobre copias.

Añadió que en las computadoras no sólo hay información privada del empresario y su familia, sino también información de contrataciones con otras provincias del país, que no son objeto de la investigación en Entre Ríos. Para Díaz, el secuestro de toda esa información le impide trabajar al empresario.

Embed

Viajes, cuotas de departamentos y otros gastos

El fiscal Badano recordó que se hicieron dos allanamientos, el 28 y 29 de junio de 2018 en Capital Federal. El primero de los allanamientos fue en calle Córdoba 284, en el 4to piso, donde funciona la empresa Relevamientos Catastrales. Se secuestraron ahí tres equipos: Una notebook Sony que era utilizada por Laura Suárez, empleada de la empresa; otra notebook HP, utilizada por la encargada de legales de la empresa; y una Only One que era utilizada por el propio Cardona Herreros y fue secuestrada de su oficina particular.

El segundo allanamiento fue en el domicilio particular del empresario, en provincia de Buenos Aires. Se secuestraron dos equipos Apple. Uno de ellos será devuelto sin inconvenientes por la Fiscalía, indicó Badano.

Para el representante del MPF las computadoras son “instrumentos del delito” y por lo tanto están sujetos al decomiso.

Según manifestó Badano en la audiencia, en el legajo por presunto enriquecimiento se investiga que Sergio Urribarri durante sus dos mandatos como gobernador “se habría enriquecido desproporcionadamente por medio de diferentes actividades, ya sea por personas físicas o jurídicas dentro de las cuales entendemos que se encuentra Cardona Herreros”. Agregó que en la causa existe un informe contable que apunta al supuesto enriquecimiento de Urribarri por 11 millones de dólares y que para esa “maniobra utilizó a Cardona Herreros”.

“Cardona Herreros compraba vehículos para que utilice Urribarri o su grupo familiar; compraba viajes por diferentes partes del mundo, por ejemplo al Caribe o Europa para que viaje Urribarri y su familia; también compraba muebles para la casa de Urribarri. De todas estas operaciones no existe un registro en otro lado que no sean las computadoras porque no hay registros oficiales. Se valían de las computadoras como instrumento para esto. Además las utilizaban para mandar mails vinculados a estas operaciones”.

Para Badano, “el señor Urribarri utilizó la estructura que tenía el señor Cardona por medio de la empresa Relevamientos Catastrales, en la cual en su departamento de calle Córdoba tenía caja fuertes y empleados de confianza que le permitían administrar el dinero y equipos informáticos suficientes”.

“Traigo algunas planillas, impresiones de mails con hojas de cálculo, donde vemos que están computadas estas operaciones”, advirtió el fiscal. “Encontramos un mail en una de las PC secuestradas a Laura Suárez donde se hace referencia a la compra de pasajes de Aerolíneas Austral para Urribarri Sergio Daniel; para Mauro, para Franco… Están los precios. Después, diferentes hojas de cálculos donde constan pagos realizados por Sergio Daniel sobre departamentos, operación de cambio de pasaje de Bruno, pago a la empresa Kriptax (una de las sociedades que integra Urribarri con sus hijos), de cada uno de los meses. Encontramos un mail con pago de cuota de departamento por 21 mil dólares, pago de cuota de departamento febrero. Podría estar todo el día referenciando cada uno de los gastos. Tenemos también el pago de la empresa de celular de Urribarri que hacía Cardona. Gastos de transferencia de euros para gastos en Venecia”, detalló.

“Tenemos comprobantes de compra de bouchers de tours por La Habana para Franco y Mauro. Tenemos de 2010 un mail, un gasto por 9 mil dólares y le dice (Cardona Herreros a Urribarri) cómo va quedando el saldo y cuánto va a costar el viaje por Madrid para él y su esposa, Ana Lía Aguilera”, agregó Badano. Sumó “una cotización de un viaje a Miami, la deuda que tenía Urribarri con Cardona”, entre otras.

Ocho contrataciones

En referencia a la segunda causa, el fiscal contó que desde 2007, “Sergio Urribarri como ministro de Gobierno primero y luego como gobernador, con el fin de generar un lucro ilícito se interesaron en el favorecimiento de la firma Relevamientos Catastrales SA para que este realice contrataciones de software con diferentes áreas de la administración pública provincial”. En ese hecho, el fiscal dijo que intervinieron funcionarios de la provincia que “aportaron información anticipada y gestionaran contrataciones para Cardona Herreros y su empresa, que se vio económicamente favorecida cobrando sobreprecios con los cuales se realizaron pagos a los funcionarios provinciales intervinientes, en contraprestación por la realización de actos relativos a su función. Acá se imputan ocho contrataciones”, dijo.

El fiscal señaló que no se hicieron todavía las indagatorias en las dos causas pero ya están nombrados todos los abogados defensores. “Hay diez en la causa de enriquecimiento y trece en la causa por negociaciones y cohecho”, acotó.

Badano dijo que en una de las contrataciones los funcionarios se favorecieron con “el 25% de la contratación”. “Eran dádivas entregadas a los funcionarios y a los integrantes de la empresa”, acusó.

“En el hecho uno se repartieron 3 millones de pesos; en el hecho dos Cardona con funcionarios de Entre Ríos hicieron sustracciones equivalentes a 135 mil pesos mensuales y parte de ese dinero fue en concepto de sobornos. Son cuatro hechos, todos con la misma operatoria y ocurrieron entre 2007 y 2014”.

Badano dijo que Cardona Herrero contaba con “información privilegiada” en forma previa a las contrataciones. “Contaban con datos de las licitaciones y tenemos constancia de que ellos también participaban de la elaboración de pliegos antes de que salgan publicados. Y a cambio de eso los funcionarios de Entre Ríos recibían una prestación ilícita de dinero”.

Miles de mails

Según el fiscal, en la computadora Only One que se secuestró en la oficina de Relevamientos Catastrales y usaba Cardona Herreros, hay “134.272 correos electrónicos”. “Necesitamos entender el contenido de cada mail, no podemos buscar por palabras claves y eso lleva mucho tiempo”, acotó y leyó algunos correos de esa computadora.

En otra de las máquinas secuestradas, Badano dijo que encontraron licitaciones públicas que “posteriormente fueron publicadas en Entre Ríos pero antes fueron modificadas por la encargada de legales de la empresa (Relevamientos Catastrales).

Fuente: Análisis Digital

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate