Joaquín Sabina fue operado de urgencia de manera exitosa en el Hospital Ruber Internacional en Madrid tras llevar varias horas ingresado por un hematoma intracraneal provocado por un golpe en la cabeza, tras la caída desde un escenario el miércoles por la noche mientras se presentaba junto a Joan Manuel Serrat en el WiZink Center de Madrid.

Al parecer, cuando el cantante cayó del escenario, solamente se percató del dolor en el hombro pero, después de llevar varias horas en observación, los médicos también detectaron un traumatismo cráneoencefálico. Eso le provocó un derrame cerebral que hizo que lo tuvieran que operar de urgencia.

Sabina, que celebraba con sus fans en el WiZink Center su cumpleaños 71 y el último concierto de su gira junto a Joan Manuel Serrat, se cayó al suelo de una altura aproximada de un metro y ochenta centímetros tras ser deslumbrado por un foco y perder el equilibrio.

El intérprete nacido en Úbeda fue retirado en camilla y, minutos más tarde, salió en silla de ruedas al escenario para tranquilizar a los asistentes e incluso bromear con que estas cosas solo le pasaban en Madrid.

Y es que ya es el tercer concierto que el cantautor tiene que interrumpir en este estadio. El ataque de pánico que sufrió en 2014 y la afonía repentina que le surgió en 2018 se suman a esta caída que, rápidamente, se convirtió en trending topic en las redes sociales.

Ya suspendió un concierto en 2014cuando, a pocas canciones del final, empezó a sentirse mal. En un primer momento afirmó que había sufrido una crisis de pánico escénico, aunque poco después cambio su afirmación y lo achacó a problemas de estómago.

La historia se repitió en 2018. El intérprete llevaba hora y media de actuación cuando, de pronto, se quedó “mudo”. Una disfonía aguda, consecuencia de un proceso vírico, fue la causante de tan desafortunado momento, que le obligó además a cancelar los cuatro conciertos restantes de la gira ‘Lo niego todo’.

Más allá de estos recientes sucesos, cabe decir que la salud de Sabina fue noticia en muchas más ocasiones, especialmente cuando fue víctima de un derrame cerebral en 2001, que le hizo reformular sus hábitos tras una vida de excesos.

Así lo indicó un año después, en una entrevista para "Dímelo en la calle", cuando confesó su preocupación por "envejecer, por la salud" y por que las mujeres no lo quisieran.

"Cuando les cuenten que envejecer es una cosa fantástica, porque la experiencia y la sabiduría… Mienten como bellacos. Envejecer es una puta mierda", protestó a su estilo Sabina.

El 21 de abril de 2018 tuvo que ser ingresado para tratarse de una tromboflebitis en la vena ileofemoral de la pierna izquierda. Por ello tuvo que suspender cuatro conciertos.

En febrero, suspendió otros dos conciertos en México "por un golpe en el ojo, con fuerte hematoma e hinchazón", que se provocó a su vez por un "pequeño mareo" a causa de "unas molestias en un oído".

En marzo de 2017 tuvo que reprogramar las fechas de sus conciertos en Iberoamérica debido a una operación por una hernia ventral.

En junio de 2015 canceló dos conciertos en Canarias (archipiélago atlántico) debido a una tendinitis en el pie izquierdo, dolencia que le había obligado a recurrir a un bastón.

En mayo de 2011, sus primeros tres conciertos en Estados Unidos en las ciudades de Nueva York, Miami y Los Ángeles, tuvieron que ser suspendidos por problemas intestinales, que el propio músico atribuyó a una "diverticulitis aguda", y en septiembre de 2010 hizo lo propio con su cita en el Palau de Barcelona debido a una caída doméstica.

Fuente: Clarín

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Qué opinás de los intensos controles de tránsito en Paraná?

Hay que controlar más a los autos
Hay que controlar más a las motos
Todos los controles son necesarios
ver resultados

Las Más Leídas