Un hombre de Kenia tuvo que ser sometido a una operación para que le extirparan 4,9 kilos de testículos y para que reconstruyeran su pene, que había alcanzado un largo de 90 centímetros.

Horace Owiti Opiyo tuvo que dejar la escuela en Kibigori debido a la incomodidad para caminar y a los comentarios de sus compañeros por el tamaño de sus genitales.

Lo que comenzó como una inflamación por la picadura de un mosquito se volvió una Elefantiasis genital, una de las rarezas médicas más dramáticas que puede sufrir un hombre.

El muchacho fue operado en octubre de 2017, a los 20 años, para poder acceder a una vida, a una educación y a la posibilidad de casarse y formar una familia, informó el sitio Daily Mail.

De acuerdo con los especialistas, la Elefantiasis genital de Opiyo se originó cuando las larvas del mosquito se convirtieron en parásitos que bloquearon el drenaje de sus tejidos, lo que provocó una inflamación imparable.

El muchacho compartió su historia a través de Facebook y eventualmente la esposa del gobernador lo ayudó a ingresar a un hospital. Lo primero que tuvieron que hacer los médicos fue rescatar los testículos sanos, remover el exceso de piel y otros tejidos, y por último reconstruir la forma del escroto y el pene.

"Ahora puedo correr y jugar al fútbol, puedo nadar, ¡soy libre!", expresó Opiyo, más aliviado después de la operación. "El próximo paso que quiero dar es educarme. ¿Quién sabe qué pasará en el futuro?", dijo eufórico el muchacho.

Fuente: Minuto Uno.

Comentá y expresate