La historia se conoció cerca de las 4 de la madrugada, cuando los Bomberos Voluntarios acudieron a sofocar el incendio que se había originado en una camioneta Ford F-100 que había sido abandonada en boulevard De María y Teresa Margalot de Gualeguaychú.

Ese incendio fue intencional y de la camioneta no quedó prácticamente nada. Sus autores lograron el cometido: borrar cualquier evidencia que posteriormente lleve a los investigadores hasta ellos. Pero a esa altura de la madrugada nadie sospechaba todo lo que había atrás de este siniestro.

Cuando se logran recabar datos sobre la propiedad del rodado, la Policía llegó hasta una chacra ubicada en la continuación de calle José María Sobral casi Ruta 14, en dirección al camino que lleva a Palavecino, y allí se conoció el resto de la historia.

Según relató el dueño de casa, un hombre de 51 años, dos delincuentes con el rostro cubierto ingresaron en la madrugada mientras la familia dormía y los despertaron apuntándolos con armas de fuego.

Lo que más llamó la atención de los investigadores fue la violencia con la que actuaron y lo que dejaron saber los delincuentes, que conocían muy bien a sus víctimas y sobre todo al jefe de familia, al que amenazaron en reiteradas oportunidades para que abandonara su actividad ligada a la jineteada.

Según pudo saber ElDía, la víctima trabaja en la compra y venta de animales, pero además es representante de jinetes en espectáculos de doma y lo que se sospecha es que quienes actuaron pretenden ese lugar o trabajan para otra persona que desea ocupar ese espacio.

Lo cierto es que los autores de este asalto maniataron al hombre, a su esposa, a su hijo de 15 años y a los mellizos de 8. Al hombre lo golpearon y a la mujer le tiraron de los pelos en más de una ocasión mientras los amenazaban. Pero además revolvieron toda la casa y se llevaron unos 20 mil pesos que la familia había logrado ahorrar.

Se desconoce hasta el momento la forma en que los delincuentes llegaron a este lugar tan alejado del centro de Gualeguaychú, pero sí está claro que tenían planeada la fuga. Dejaron a toda la familia encerrada, sin teléfonos celulares para que no pudieran solicitar auxilio y se llevaron la camioneta que luego abandonaron en De María y Margalot.

Hasta el momento no hay pistas firmes sobre quiénes serían los responsables de este hecho y por estas horas la Policía trabaja en obtener imágenes de las cámaras de seguridad ubicadas en los accesos a Gualeguaychú, además de realizar entrevistas a vecinos y otras personas que pudieran haber visto o escuchado algo en la madrugada del sábado 9 de febrero.

El fiscal que interviene en el hecho, Guillermo Biré, señaló a ElDía que se está trabajando y que por el momento no se puede descartar ninguna hipótesis; y tampoco se puede suponer que los responsables del hecho fueran foráneos. “Todo está en materia de investigación”, indicó.

Fuente: El Día

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Con la suba del dólar y la inflación, ¿en qué invierte?

Comprar alimentos y bebidas
Colocar plazos fijos
Comprar dólares
No tengo posibilidad de inversión
ver resultados

Las Más Leídas