Edyta Mordel, de 33 años, demandó a Royal Berkshire NHS Foundation Trust por no haber detectado que su hijo tenía Síndrome de Down. El pequeño Aleksander nació en el año 2015 y la mujer británica aseguró que ella y su pareja lo habrían abortado si lo hubieran sabido.

Tras conocerse la sentencia, el abogado Richard Money-Kyrle dijo que la pareja “adoraba” a su hijo y solo querían que la institución admitiera su error.

Por su parte, Caroline Ainslie, directora de enfermería, expresó que desde lo acontecido con Aleksander habían cambiado su política con respecto a la detección y que “se han introducido más cajas de seguridad para mejorar nuestros servicios para los padres”.

La Justicia londinense detalló que desde la clínica aseguraron que Mordel solicitó una prueba de detección del síndrome de Down, pero cuando un ecografista le preguntó si quería una, ella la rechazó.

Sin embargo, antes de dar su veredicto, el juez aseguró que la madre del niño había entendido mal la pregunta y añadió que tanto el ecografista como la partera “no cumplieron con su deber” al no volver a preguntar sobre la negativa, ya que ella indicó previamente que lo quería.

Esto determinó un fallo favorable para la mujer. “La demandante probablemente habría procedido a pruebas invasivas si le hubieran dicho que había un alto riesgo de síndrome de Down. Era una madre relativamente joven y creo que al final del día, el temor de que pudiera tener un hijo con síndrome de Down, al menos para ella, habría inclinado la balanza”.

El niño Aleksander fue diagnosticado con esta condición horas después de su nacimiento. Por su parte, en los registros médicos, sus padres fueron descritos como “enojados y molestos”.

Fuente: Radio Mitre

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Quién creés que salió mejor parado del debate presidencial?

Mauricio Macri
Alberto Fernández
Roberto Lavagna
Nicolás Del Caño
José Luis Espert
Juan José Gómez Centurión
ver resultados

Las Más Leídas