De vez en cuando hay que hacer una pausa

contemplarse a sí mismo,

sin la fruición cotidiana,

examinar el pasado,

rubro por rubro,

etapa por etapa,

baldosa por baldosa,

y no llorarse las mentiras,

sino cantarse las verdades…

Pausa / Mario Benedetti

Bien queridas y queridos pacientes, amigas y amigos, lectores, estamos en el umbral de la Navidad y la puerta está abierta. Será muy difícil evitar entrar en ella, por mucho esfuerzo que hagamos para impedirlo. De modo que, humildemente, recomiendo poner en una gran canasta todo con lo que llegamos a esta fecha, hagamos de tripas corazón y asumamos con objetividad el ejercicio de escrutar nuestra alma asumiendo el paso del tiempo y con la expectativa de subirnos al carrusel de lo que viene con la esperanza de tomar la sortija cuando tengamos la primera oportunidad.

Con esto, se advertirá, no puedo menos que mostrar el costado positivo por el que, en lo particular, ingreso a las fiestas navideñas, sin que esto signifique que ignore que a, la hora del balance, podré hacer cualquier cosa menos mentirme.

Por eso, en los últimos días del año me asumo como soy y trato que la mirada retrospectiva pondere con auto misericordia todo aquello que no fue bueno, que no hice bien o que me hizo daño, sin que yo pudiera evitarlo.

Nos pasa a todos y todos afrontamos esa gran cuota de lo “que no hubiésemos querido que suceda” cuando nos sentamos a deshojar la margarita de nuestro propio año.

Pero también en el acervo debemos contar todo lo bueno y lo lindo de los que nos convertimos en artífices, destinatarios o simplemente testigos de actos –pequeños o inmensos- donde fuimos felices porque la vida nos regaló episodios que se eslabonaron con sonrisas, sueños logrados y compartidos o simplemente ilusiones nuevas.

Con esto quiero decir que ya soy grande –si por grande debo entender adulta-, que me atraviesan los mismos problemas, angustias y preocupaciones que seguramente lo hacen contigo.

Sin embargo, debo reconocer que aún conservo de mis infantiles navidades pletóricas de juegos, familiares, regalos y ansiedades un valor que espero no me abandone nunca: la esperanza.

Estoy consciente que son momentos difíciles para la humanidad y los argentinos, pero aun así sigue asomándome a la navidad con el espíritu de sorpresa que entonces y convencida que estas fechas traen aparejadas muchas cosas, entre ella la opción de elegir ser arte y parte de la felicidad.

Cada navidad llega con una caja de herramientas con un modelo de felicidad para armar, para compartir y regalar. Tomar el camino de la solidaridad y enfocarse en que hay alguien que está esperando un gesto nuestro para que se ilumine su mundo, muchas veces ensombrecido por las necesidades y el olvido.

Tomar ese camino no debe confundirnos. Por eso, ese gesto -que nos puede parecer nimio- es probable que no cambiará el sentido de una vida y sólo despierte una sonrisa en quien ha debido sostener días opacos y vulnerables. Pero permíteme arriesgar una definición: esto no debe parecer poco.

Balance.

Mi balance navideño será, seguramente muy parecido al tuyo. Luces y sombras. Amores y desamores. Sueños y pesadillas. Ilusiones y decepciones. En fin, Serafín… es lo que nos ha tocado en suerte.

Sin embargo, yo no puedo menos que mostrarme agradecida por una acción que hemos encarado desde CKEA que, por llegar como una flecha al corazón de quien lo necesita y espera, reconforta el alma e hizo que todas las que formamos este hermoso equipo de trabajo tengamos algo para mirar el mundo con esa esperanza de la que hablamos.

Quiero contarles que este fin de año encaramos una campaña solidaria –breve y concreta, pero directa y desinteresada- que implicó juntar fondos para comprar 130 regalos para los niños de Barrio Villa María, y esta Navidad ellos tendrán el regalo de Papá Noel cuando atraviese con sus renos y su carruaje luminoso ese pedacito de cielo paranaense.

Hemos logrado reunir los fondos y gracias a la generosidad de Juguetería La Esfera, de Paraná, pudimos llenar una cesta de papá Noel que podrá ver encenderse la lucecitas de esas caritas desde lo alto cuando cada uno abra su pequeña cajita mágica.

No es mucho, lo sé, pero quizá nosotras no podamos dimensionar cuan poderosa y mágica puede resultar esa sonrisa, y cuánto bien estaremos haciendo en unas vidas que merecen las mismas oportunidades para desarrollarse sanos y capaces, para salir a buscar en el futuro su propio destino con las herramientas que se merecen.

Por ello quiero agradecer a todas las y los pacientes de las sedes de Paraná y Santa Fe que aportaron y nos convirtieron en un puente –quizá inmerecido- que une corazones que quieren ejecutar la solidaridad como modelo de vida y quienes esperan que el mundo se parezca un poquito más a los sueños de justicia e igualdad.

Fue Anabella, de la Asociación Civil Suma de Voluntades quien nos mostró ese camino y nos empujó con su ejemplo y tesón a sumar nuestra voluntad, precisamente. Gracias a ella por mostrarnos el camino con su ejemplo.

Por eso, en esta previa a la Navidad, refuerzo el mensaje inicial que, pese a todo y a muchos, estas fiestas siempre traen la opción de elegir se arte y parte de la felicidad, y que sólo está en nuestras manos decidir y que ejercitar el músculo de la solidaridad que irradia la acción de ver felices a muchos otros.

Me despido de esta columna semanal agradeciendo a todos por la compañía y celebrando el espíritu navideño de entrega y alegría, deseando que cada uno pueda pasarla con sus afectos y que tengamos el mejor regalo que esperamos. Por lo demás, no olvidemos que siempre, siempre, aunque no queramos admitirlo, estos días nos traen una opción que vale la pena dignificar. Quizá para verla haga falta hacer una necesaria pausa.

Por lo demás, nos seguimos viendo y fortaleciendo el hermoso vínculo que hemos construido todo este tiempo. Feliz Navidad!!!!

Para más información podes encontrarnos en:

WhatsApp 3434462213 o al 3425247717

En nuestras redes: instagram: @ckea_oficial

Facebook: ckea.oficial

Dirección Paraná Casa Central: Vélez Sarsfield 721.

Sucursal: Mitre 171

Dirección Santa Fe: 9 de julio 2559, entre Tucumán y La Rioja.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Lo último

Encuesta

¿Estás de acuerdo con anular la resolución del CGE que prohibía calificar con menos de 4 en escuelas?

56.59% Estoy de acuerdo
43.41% Estoy en contra
Total 3598 votos

Las Más Leídas