Natalia Oreiro habló sobre la misofonía, el problema neurológico que le diagnosticaron cuando era chica. Aunque tiene tratamiento, el trastorno, que se tradujo como “el odio al sonido”, no tiene cura.

“Un tema que tengo con ciertos ruidos que generan las personas y me causan ansiedad. Desde chica me hace sentir muy vulnerable. Cuando las personas descargan ansiedad con algún movimiento a repetición, las personas con misofonía absorbemos esa ansiedad”, explicó la actriz en una entrevista con la revista ¡Hola!.

natalia oreiro rusia.jpg
La actriz y cantante se refirió a la misofonia, el extraño trastorno que sufre.

La actriz y cantante se refirió a la misofonia, el extraño trastorno que sufre.

Hace unos años, la artista ya había comentado cómo era vivir con este problema en diálogo con Santiago del Moro para el programa Juntos podemos lograrlo (Telefé). “Un día trabajé con vos y le cuento a la gente que sos fóbica a los chicles. Me pediste que me lo sacara de la boca”, recordó el conductor. En ese momento, Oreiro explicó: “En realidad no es una fobia, sino una enfermedad neurológica. Se llama misofonía y se traduce como odio al sonido”.

Para profundizar en el tema la uruguaya detalló: “El 7% de la población la tiene y no lo sabe. Es una de las enfermedades llamadas como ‘raras’ y está diagnosticada desde hace unos pocos años”.

Natalia Oreiro señaló que descubrió que padecía misofonía de grande: “Yo la tuve toda mi vida y no lo sabía. Pensaba que era loca y mucha gente me miraba como que yo era snob o histérica. Al principio no entienden por qué me molesta el chicle, pero luego se supo que no es algo psicológico. Y que no tiene cura”.

Acerca de lo que le consultó del Moro en un principio, manifestó: “El chicle para mí es como el punto máximo. Pero hay varios ruidos que a los que padecemos esto nos hace daño. La lapicera por ejemplo es otro de esos sonidos que me generan ansiedad, palpitación, sudor, frío y no puedo concentrarme en otra cosa que no sea eso. No es un toc sino es una enfermedad neurológica”.

Natalia Oreiro comentó que hay situación puntual donde la pasa realmente mal: "Hay un grupo en la Argentina que tiene esta patología. Yo por ejemplo me subo a un auto y si el señor que maneja está con un chicle me pongo auriculares como para no escucharlo. Y así evito tener que explicarle lo que me pasa“, precisó.

“En el circuito de trabajo se corre la bola de ‘mirá, no le mastiques chicle que se vuelve loca’, pero yo me tomo el trabajo de explicarles que no es un problema de ellos, sino que es un problema mío. Que me disculpen y que no lo puedo controlar”, concluyó la actriz.

Comentá y expresate

Lo último

Encuesta

¿Estás de acuerdo con que el horario de cursado se extienda una hora?

49.82% Si, estoy de acuerdo
50.18% No estoy de acuerdo
Total 275 votos

Las Más Leídas