El futbolista paranaense Nahuel Curcio contó su experiencia en el plantel sabalero que se consagró campeón del fútbol argentino.

"Fue un salto terrible para mí y para todos estar a disposición de Eduardo Domínguez, hoy el técnico campeón", expresó.

Respecto al momento en que lo llamaron para jugar en primera, relató: "Hubo llantos en mi casa, mi papá y mi mamá, no lo podían creer".

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate