De esta manera, Nahir comienza a cumplir el resto de su larga condena en la capital entrerriana, un día antes de su cumpleaños 20.

Poco antes de partir a Paraná, el personal policial le hizo un último favor: cargaron su colchón en el móvil que la transportó a la nueva cárcel, envuelto en una bolsa de consorcio.

Colchón Nahir.jpg

Comentá y expresate