Rafael Nadal fue consultado sobre la situación que atraviesa su colega Novak Djokovic, quien aun no fue habilitado ni por la entidad Tenis Australia ni por el Gobierno australiano para jugar el Australian Open ya que no se encuentra vacunado. Hasta el momento, Nole permanece en una habitación a la espera de una decisión gubernamental, y hay rumores de que podría ser deportado nuevamente hacia su país.

"Si él quisiera, estaría jugando aquí en Australia sin problemas", dijo Nadal con la seriedad y el respeto que lo caracterizan, cuando le preguntaron qué opinaba del caso del serbio, que además aclaró que no le gusta la situación que está sucediendo y que, de alguna manera, lo siente por él.

Djokovic es abiertamente "antivacunas", y por eso en un primer momento la institución que regula ese deporte en el país oceánico le había otorgado un permiso especial para competir en el Australian Open 2022. Sin ese permiso especial, Nole no podría participar, ya que las autoridades indicaron que era imprescindible, para cualquier jugador que asistiera al torneo, estar vacunado.

Embed

Cuando le otorgaron una "exención" a Djokovic, se armó un revuelo en todo el circuito. No sólo por la diferencia que se estaba haciendo con el número 1 del mundo, sino porque además Tennis Australia había tomado la decisión de que aquellos tenistas que tuviesen aplicada la vacuna Sputnik V, tampoco podrían jugar.

"El tomó sus propias decisiones y todo el mundo es libre de tomar sus propias decisiones, pero después hay algunas consecuencias", declaró Rafa sobre el tema. "Claro que no me gusta la situación que está sucediendo. De alguna manera lo siento por él, pero al mismo tiempo él sabía las condiciones hace muchos meses", concluyó el español.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate