En una reunión que se realizó en la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad (FATSA), en el barrio de Boedo, el Gobierno se comprometió a emitir un decreto obligando a los privados al pago de un bono extraordinario de hasta 5000 pesos pagadero en dos tramos(noviembre y enero), no remunerativo.

El ministro de la Producción y el Trabajo, Dante Sica, con su jefe de gabinete, más el secretario de Trabajo, Jorge Triaca, se trasladaron hasta la sede del gremio que conduce, Héctor Daer. Fue justamente el miembro de la conducción de la CGT quien hizo la propuesta de un bono de fin de año que sea respaldada por un decreto del Poder Ejecutivo para que tenga mayor fuerza obligatoria.

Los empresarios avalaron la propuesta, aunque con la salvedad de que tal vez no todos los sectores ni todas las empresas estén en condiciones de tomar ese compromiso. Por eso el texto del decreto diría que el bono será "hasta" 5000 pesos, contemplando las limitaciones de pequeñas y medianas empresas en el contexto de recesión, ya que también los gremios comprendieron los argumentos.

Por otro lado, trascendió que el bono será para todos los trabajadores en actividad, ya sea en el ámbito público como en el privado, aunque en el caso de los empleados estatales tendrían una negociación paralela con el Estado nacional.

Entre los empresarios que se hicieron presentes en la reunión que se concretó al mediodía, y duró dos horas, estuvieron el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, el presidente de la CAME, Gerardo Díaz Beltrán, y el secretario de la entidad, Mario Grinman, el titular de la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO), Gustavo Weiss, entre otros.

Por el lado gremial también estuvieron Andrés Rodríguez (UPCN), Carlos Acuña (estacioneros), Armando Cavalieri (comercio), José Luis Lingeri (agua y energía), Jorge Pronzatti (UOCRA), Roberto Fernández (UTA), Oscar Mangone (Seguros) y un representante de la UOM.

Fuente: Infobae.

Comentá y expresate