La vida de una pareja entrerriana cambió radicalmente al ser padres de cuatrillizos el pasado viernes 10 de mayo. Precisamente, son dos pares de gemelos, un caso prácticamente inédito en el mundo, publicó UNO. "Hablamos de un hecho médico muy poco frecuente", explicó el doctor León Goldbarg (M.P. 4769).

Conceptualmente, los gemelos son producto de la división de un embrión en dos embriones de igual material genético; según la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER), la incidencia de gemelación de un embrión es del 0,4 a 0,3%, mientras que la tasa de gemelación de dos embriones a la vez –como es este caso– es tan baja, que ni siquiera está publicada a nivel mundial.

Hasta el momento se mantiene la confidencialidad del caso, aunque se sabe que la pareja, oriunda de Concepción del Uruguay, tenía más de dos años en la búsqueda de ser padres; luego de varios intentos y expectativas frustradas, llegaron al Centro de Reproducción Asistida de Paraná HAVVA con la ilusión de encarar un tratamiento que les permitiera concretar el postergado anhelo.

Así, en octubre de 2018 se realizó la transferencia de "dos embriones de 8 células, día 3, 72 horas postfecundación", detalla la doctora Mercedes Cabrera (M.P. 9405) y luego, sucedió lo inesperado: "Nuestra paciente desarrolló algo poco común en la biología del desarrollo embrionario y fetal: gestar en forma simultánea dos niñas con igual código genético, cada cual con sus bolsas amnióticas, que surgieron de un solo ovocito y un solo espermatozoide; y a la vez dos varoncitos, cada cual con sus bolsas amnióticas, e idéntico código genético, que surgieron de un solo ovocito y un solo espermatozoide".

Cuatro, dijo la partera

Después de 32 semanas, nacieron los cuatro bebés: Magalí, Victoria, Gabriel y Benjamín. Se supo que pesaron poco más de un kilo en promedio, por eso permanecen en el área de Neonatología del Instituto Rawson, de la capital entrerriana.

"Es un muy buen peso, para un bebé prematuro", expresó satisfecho Goldbarg y también destacó el "gran trabajo" de la mamá que pudo garantizar el desarrollo y el crecimiento de los bebés en reposo absoluto: "Tenía cerca de 5 kilogramos de bebé en la panza, más la placenta", explica y se muestra optimista en cuanto a la evolución de los y las bebés.

Goldbarg y Cabrera valoraron al embarazo como un "evento biológico poco frecuente" y resaltaron la atención del personal del sanatorio de calle Carbó, y de la obra social de la Provincia de Entre Ríos (Ioser) que cubrió el tratamiento de manera integral, consignó UNO.

Comentá y expresate