Ignacio Gómez, el joven paranaense que se lesionó en su columna el día de su cumpleaños cuando quisieron tirarlo a la pileta, volvió a su casa y continúa con la recuperación. Durante tres meses, debe tener el cuello ortopédico y seguir con ejercicios de rehabilitación.

En diálogo con el Nueve, el joven contó su versión de los hechos, los días que pasó internado en el Hospital San Martín y el servicio brindado por todos los profesionales del nosocomio. Además, habló de su readaptación a la casa y el incondicional apoyo de su familia. "El hecho de levantarme y moverme se valora", reconoció.

"Soy una persona de fe y nada escapa a la providencia de Dios. Todo lo que sucedió, tenía que suceder", expresó, y reflexionó: "Me siento tranquilo en que me voy a recuperar. Sé que Dios algo está queriendo con esto, me está mostrando, me quiere transmitir. No es lindo, pero él es bastante gracioso y tiene esas mañas".

En este sentido, agradeció a todos los que se preocuparon por él y se sumaron desde la oración. "Gracias a todos los que rezaron. No me da la vida para agradecer el afecto y la oración que han tenido. Me alegra saber que en tiempos que la Iglesia viene bastante cascoteada, se vea este lado, que es realmente la Iglesia, que se junta rezando y unida por la fe", afirmó.

Mirá la entrevista completa:

Embed

Comentá y expresate