El cuerpo de Thiago Boneiro no resistió más. El pequeño, que era fanático de Boca, luchaba contra un cáncer que fue diagnosticado cuando tenía apenas un año. Su lucha lo había dejado extremamente vulnerado y finalmente falleció este miércoles en el Hospital Penna de Bahía Blanca.

Embed

Tenía 13 años y vivía en Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires. Producto del tumor, a los 8 meses perdió uno de sus ojos y a los tres años, el otro.

En 2015, un video de él se había viralizado porque a pesar de no ver conducía un auto sin problemas junto a su familia.

Y el año pasado su nombre volvió a sonar en los medios porque cumplió el sueño de conocer a los jugadores de Boca y estuvo en Showmatch, por la pantalla de Canal Nueve Litoral. Luego, recibió la visita de Abel Pintos.

En este triste día, numerosos famosos lo despidieron en las redes:

Embed
Embed

Comentá y expresate