Este jueves murió el expresidente de Francia Jacques Chirac a los 86 años. Gobernó entre 1995 y 2007. Sus 12 años en el poder son recordados por la oposición a la invasión estadounidense de Irak en 2003 y el reconocimiento de la responsabilidad francesa en el Holocausto. En 2011 lo encontraron culpable de malversación de fondos públicos, abuso de poder y conflicto de interés durante su período al frente de la Alcaldía de París.

Según informó EFE, Chirac falleció este jueves. Desde 2005 sufría problemas de salud por un accidente vascular cerebral durante su segundo mandato. Su última aparición en un acto oficial remonta a noviembre de 2014.

Chirac, como lo señaló el presidente de la Asamblea Nacional, Richard Ferrand, "forma parte de la historia de Francia".

Nació en París el 29 de noviembre de 1932, estudió en el Instituto de Estudios Políticos (Sciences Po) y en su juventud estuvo vinculado a los socialistas y los comunistas, pero pronto derivó hacia la derecha y durante décadas fue uno de sus principales líderes.

Antes de llegar a la jefatura del Estado, fue dos veces primer ministro, varias veces ministro y también alcalde de París.

Apodado “El bulldozer" por su capacidad para lograr que las cosas se hicieran, sus dos mandatos presidenciales (de siete años el primero y luego de cinco años el segundo tras ser reducido a través de un referéndum) estuvieron marcados por el reconocimiento de la responsabilidad francesa en la deportación de judíos durante la Segunda Guerra Mundial, la oposición a la invasión de Irak de 2003 por parte de Estados Unidos y precisamente el impulso para reducir el largo de los mandatos.

De acuerdo a lo publicado por Infobae, su popularidad fue progresivamente decreciendo ante las violentas protestas civiles de 2005 y laborales de 2006, lo cual, acompañado por su frágil salud, lo llevó a desistir en la búsqueda de un tercer mandato en 2007, a pesar de que ese entonces era posible.

Por otro lado, sus primeros años fuera del Palacio del Elíseo estuvieron opacados por una investigación por corrupción que lo tuvo como protagonista. En 2011 fue declarado culpable por malversación de fondos públicos, abuso de poder y conflicto de interés durante su período al frente de la Alcaldía de París, reportó entonces la BBC, la primera vez en la historia francesa para un ex presidente. Pero la condena de dos años quedó en suspenso por sus ya entonces apremiantes problemas de salud, y desde ese momento mantuvo un muy bajo perfil, publicó Rosario 3.

Comentá y expresate