El atleta argentino Braian Toledo murió en la madrugada del jueves a los 26 años por un siniestro vial cerca de Marcos Paz, de donde era oriundo, informaron fuentes del Enard a Clarín.

Toledo obtuvo la medalla de plata en lanzamiento de jabalina en el Campeonato Mundial Junior de Barcelona, en 2012, y participó de los Juegos Olímpicos de Londres, en ese mismo año, y de Río de Janeiro, en 2016.

Embed

En Río había alcanzado la final, un logro que ningún argentino había alcanzado en el lanzamiento de jabalina desde que lo hiciera Ricardo Heber en Helsinki 1952.

Con la mira puesta en los Juegos de Tokio, Toledo estaba radicado desde hacía meses en Finlandia, donde se encuentran históricamente los mejores especialistas de esa disciplina atlética.

En los últimos días había pasado por Buenos Aires para participar del campus de deportistas juveniles en el Cenard de Núñez con miras a los Juegos de la Juventud de Dakar 2022. Allí había brindado su experiencia a los más chicos.

Justamente en los Juegos de la Juventud había tenido algunos de sus mejores recuerdos. En la primera edición del evento, en Singapur 2010, se había colgado en el pecho la medalla dorada.

Su historia deportiva iba de la mano con una historia de superación y de solidaridad, tras una infancia dura en un hogar humilde. El deporte argentino lo llora.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Qué opinás de los intensos controles de tránsito en Paraná?

Hay que controlar más a los autos
Hay que controlar más a las motos
Todos los controles son necesarios
ver resultados

Las Más Leídas