Una mujer del emirato de Fuyaira, un pueblo en los Emiratos Árabes Unidos, pidió ante la Justicia el divorcio de su marido y dio un insólito argumento. La denunciante manifestó estar preocupada porque su marido es demasiado bueno con ella.

En el tribunal, la mujer declaró estar molesta porque la demostración de amor y la dedicación de su pareja son excesivas. Además agregó que en su matrimonio faltan peleas. "Desde hace un año nunca tuvimos ningún problema", dijo protestando.

"Nunca me gritó ni me rechazó", sostuvo. Y entre quejas continuó: "Me ahoga con su extremo amor y afecto, incluso me ayuda a limpiar la casa sin que yo se lo pida". A esto le sumó que su esposo a veces hasta cocina para ella y que su relación le parece un infierno, porque necesita "una discusión real" y "no esta vida sin problemas y llena de obediencia", en la cual su pareja siempre la perdona y le da regalos todos los días.

Al momento de la defensa, el hombre aseveró que no hizo nada malo, sino todo lo contrario. Dijo que siempre hace lo mejor que puede para "ser un marido perfecto", sin nunca decepcionar ni rechazar a su mujer, a pesar de los consejos que le dan sus amigos. El acusado además confesó que una vez se rompió una pierna por hacer ejercicio luego de que su esposa se quejara de su peso.

"No es justo juzgar un matrimonio por el primer año, debemos aprender de nuestros errores", lamentó el hombre, quien pidió al tribunal que obligue a la querellante a eximir la demanda y darle más tiempo para salvar su relación. Según informó el medio, el hombre lo logró y tendrá una segunda oportunidad, el tribunal juzgó a favor del marido y ordenó cancelar el caso.

Crónica

Comentá y expresate