Una mujer de 30 años de Paraná está separada desde hace cinco meses de su expareja de 28 años por una denuncia de violencia de género, que no solo fue verbal sino que además hubo agresiones físicas.

A raíz de ello, el Juzgado de Familia N° 4 emitió el 12 de abril un Oficio de Restricción por el termino de 90 días y también le otorgó el sistema de botón antipánico.

Sin embargo, este domingo a las 22:30 activó el botón, ya que su expareja se encontraba en la casa que se ubica contigua a la suya sita en calle Pública S/N°- Barrio Papa Francisco, en el mismo predio, que según los dichos de este sujeto, la estaba cuidando.

El joven, que estaba bajo los efectos de alcohol, había empezado a amenazarla e insultarla y luego también tiraba piedras al techo de su casa.

Una vez presentes, los funcionarios de Comisaría Decimotercera corroboraron que en la casa contigua que comparte el mismo predio a la vivienda de la denunciante se encontraba su expareja.

En comunicación con la Fiscalía en turno de Género, se lo detuvo y se dispuso el traslado a Alcaidía de Tribunales por el delito de Amenazas en Flagrancia.

Comentá y expresate