Con el objetivo de "estar más cerca" de los productores, mejorar la "eficiencia en la interacción" con las entidades del agro y ahorrar decenas de miles de pesos en alquileres, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) está en un proceso de mudanza de sus oficinas en el interior del país a sociedad rurales, cooperativas y otras organizaciones vinculadas con el sector.

El Senasa tiene en todo el país casi 400 oficinas que dependen de centros regionales. Una gran parte de esas oficinas, donde los productores pueden hacer diversos trámites, está en locales alquilados. Tras el conflicto de 2008 con el campo por las retenciones móviles, el gobierno de entonces obligó a muchas oficinas del Senasa que ya estaban en las sociedades rurales a dejar esas sedes donde no pagaban alquiler. En varias localidades las oficinas del Senasa resistieron y se quedaron en el mismo lugar, y hubo otros casos en los que, si bien se abandonó la Sociedad Rural local, el mismo Senasa alquiló un lugar enfrente de esas entidades.

Ahora se inició un proceso de mudanza de las oficinas del Senasa que, admiten en el organismo, permitirá al Estado "un ahorro significativo", además de apuntar a una mayor eficiencia. Los centros regionales tienen que ir realizando este proceso hasta el 30 de junio próximo. Según dijo a La Nación, Ricardo Negri, presidente del Senasa, el ahorro se volcará a los planes sanitarios del organismo.

Comentá y expresate