El Gobierno de la provincia de Santa Fe ratificó que la principal causa de muerte de peces en la cuenca del río Salado, que se visibilizó el mes pasado, se debió al fenómeno denominado “hipoxia” y no por la contaminaciónproducto de la presencia en las aguas de herbicidas (glifosato), plaguicidas, insecticidas y metales pesados (arsénico), que, si bien sí fueron detectados en los análisis, están muy por debajo de los valores máximos establecidos por ley.

De esta forma, convalidó un informe presentado el pasado 24 de diciembre tras la aparición de peces muertos que fue muy visible en el Salado desde los pasos carreteros de Santo Toméy la ruta 70. “La hipoxia es un fenómeno que se puede dar tanto en verano como en invierno y que se potencia por las condiciones hidrométricas (bajante) y climáticas”, explicó Gaspar Borra, subsecretario de Recursos Naturales de la provincia de Santa Fe.

El funcionario destacó que, si bien las muestras recogidas detectaron la presencia de residuos contaminantes, estos “están muy por debajo de los valores establecidos en la ley nacional. Son sólo 6 microgramos por cada litro de agua, cuando la ley en nuestro país indica un máximo de 90 microgramos. Esta información la dimos a conocer en su momento de manera pública”, explicó.

"A este fenómeno lo venimos detectando aguas arriba desde octubre. Las muestras que logramos tomar son tanto de los peces muertos como del agua. Se hicieron mediciones de oxígeno y dieron números realmente bajísimos. Es una hipoxia, casi anoxia” (falta o disminución de oxígeno en las células, los órganos o la sangre), sostuvo.

Cuidar los ecosistemas es prioridad

Borra recordó que desde el inicio de la nueva gestión del gobierno provincial se realizan controlespermanentes sobre los niveles de contaminaciónen la cuenca. A modo de ejemplo, expuso un caso reciente: “Luego de diez años, en 2020 se sancionó a una empresa que vertía desechos en el arroyo Las Prusianas, afluente del Salado. Se aplicó una multa muy importante y se procedió a remover todos los caños”, dijo.

"Para nosotros, es fundamental que se discuta la protección del medio ambiente. Por eso monitoreamos los niveles de contaminación antrópicas (causadas por el hombre) y las causas naturales que puedan comprometer, en este caso, a la fauna ictícola”, agregó.

En ese sentido, el funcionario puso énfasis en las acciones implementadas. “En nuestra provincia rige una veda pesquera hasta el 31 de marzo. Para la pescadeportiva abarca la modalidad con devolución de todas las especies y en la modalidad comercial sólo se puede pescar tres de los siete días de la semana”, recordó.

“Nuestro deber es atacar todas las causas de contaminación; en este caso no hay dudas de que se debió a un fenómeno natural porque los agroquímicos detectados estaban dentro de los parámetros aceptables en Argentina e incluso por la OMS. Lo ideal es que no existan, pero en todo el mundo los ríos y sus afluentes son receptores de estos desechos” que se utilizan en los campos y que llegan a las aguas producto de las lluvias en muchos casos.

Fuente: Aire de Santa Fe

Comentá y expresate