El extraño nacimiento se produjo en el distrito de Bardhaman, en Bengala Occidental, este de la India, y sorprendió no sólo a los vecinos de esa comunidad sino a todo el mundo.

El ternero nació con un solo ojo y sin nariz, y por este motivo fue abandonado por su madre. Sin embargo, los lugareños los consideran "un milagro de Dios" y por eso comenzaron a adorarlo.

Sima Akhter, dueña del animal, compartió imágenes del ternero en las redes sociales, que rápidamente se viralizaron y sumaron cientos de miles de reproducciones.

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate