"Hallaron otros restos óseos este martes, que se suman a lo encontrado ayer", confirmó el juez de Garantías de Nogoyá Gustavo Acosta en una entrevista exclusiva con Canal Nueve Litoral. Este lunes comenzaron las nuevas excavaciones en búsqueda de restos de la familia Gill, desaparecida en 2002.

Un testigo que trabajaba como peón para el patrón de la familia rompió el manto de silencio y reveló que los restos de la familia podrían haber sido enterrados en sitios concretos de la propiedad. El testimonio fue aportado luego del fallecimiento del dueño de la estancia, Alfonso Goette, sospechoso por la desaparición de los Gill.

"Tenemos que ser prudentes porque una vez que tengamos el resultado de las pericias recién vamos a poder decir si son restos óseos de animales o que se correspondan con personas y posteriormente si hay compatibilidad con la familia", expresó Acosta.

Búsqueda en el pozo y en el arroyo

Desde el lunes, 16 años después, la Justicia realiza excavaciones en un campo de la estancia La Candelaria, en Crucecitas Séptima, departamento Nogoyá. "Por lo que pude intercambiar con la persona que está realizando el trabajo de búsqueda en el pozo de agua, le llevaría alrededor de una semana finalizarlo", señaló.

"El pozo tiene una profundidad de siete u ocho metros. Primero se vació el agua y posteriormente comenzó el trabajo de la maquinaria que es como un brazo excavador que iba sacando el barro, y luego los peritos apartaban y analizaban lo que se extraía", explicó el juez.

"En la franja sobre el lecho del arroyo, el trabajo es más difícil porque es una franja más extensa y hay que realizar trabajos de excavaciones previas para luego hacer las definitivas", agregó Acosta.

"Los restos hallados están siendo custodiados como marca la reglamentación y recién una vez que se agote la medida de búsqueda se van a remitir a los especialistas para ser peritados. La intención es remitir la totalidad del material en una sola etapa".

Otras hipótesis

"Hemos escuchado de boca de familiares la hipótesis del sótano. Será una más a analizar. Tenemos otras hipótesis de trabajo, con lo cual en caso de que esta medida sea negativa, no significa que se termina la causa. Vamos a seguir trabajando el resto de las hipótesis que se nos vayan presentando", adelantó Acosta.

"No me animo a decir si vamos a lograr algo con esta medidas, pero sí tenemos la voluntad de trabajar a partir de la hipótesis surgida de la entrevista con esta persona que era contratista del propietario de la estancia en ese momento y luego seguir con el resto de las hipótesis", detalló el juez.

Nuevos testimonios

"Es probable que anteriormente hayan peritado ese lugar. Esto no quita que podamos hacerlo de nuevo, ante las dudas que puedan surgir. De hecho, creo que estos elementos encontrados justifican haber realizado el trabajo en ese lugar", consideró Acosta.

"Lo que surge del expediente es que se realizaron excavaciones por debajo del casco principal del establecimiento y no se encontró nada. Pero es probable que existan otros lugares dentro del mismo casco principal como puede ser la casa donde habitaba Gill, donde quizás no se realizaron excavaciones por debajo de la estructura, esa es otra hipótesis en caso de que esta medida no dé resultados satisfactorios", aseveró el juez.

En ese sentido, indicó que "está la posibilidad de buscar en el sótano, como también lo que se pueda llegar a presentar de aquí en adelante, a partir de entrevistas con vecinos de la zona, que es lo que vamos a continuar haciendo. Los vecinos nos hicieron llegar a este hombre, el contratista, que nos señaló los lugares. Por eso le damos tanta importancia a las entrevistas con estas personas".

Comentá y expresate