López Obrador anunció sin entrar en mayores detalles que aceptó que México sea la sede para el intento de diálogo en el que participarán delegados del gobierno de Nicolás Maduro y de la oposición que lidera Juan Guaidó.

Se propone que México sea sede para llevar a cabo estas negociaciones y nosotros aceptamos, porque lo que buscamos es que haya diálogo y acuerdos entre las partes”, declaró el mandatario en conferencia de prensa.

Son pláticas entre el gobierno de Venezuela y la oposición. Ojalá se logre un acuerdo”, expresó y finalmente ratificó que “van a llevarse a cabo esas pláticas y nosotros ayudamos para que nuestro país sea la sede de estas conversaciones”.

La fecha estipulada por los mediadores de Noruega para el inicio de las conversaciones es el 13 de agosto. Sin embargo, según fuentes cercanas a la delegación del gobierno venezolano, el inicio del diálogo podría demorarse unos días.

Para representar al gobierno de Venezuela estarían presentes el presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez, y el gobernador del estado central de Miranda, Héctor Rodríguez.

Para la oposición asistirían el ex alcalde Gerardo Blyde, como jefe de la delegación, y tres miembros de las principales fuerzas opositoras: Carlos Vecchio, representante de Guaidó en Estados Unidos; Luis Aquiles Moreno, dirigente de Acción Democrática, y un miembro de la organización Un Nuevo Tiempo.

Se espera que en el primer encuentro se pueda concretar un acuerdo parcial sobre los términos de la negociación y los plazos del proceso.

El mes pasado, Maduro había anunciado públicamente estar listo para sentarse en una mesa de diálogo con la oposición.

Estamos listos para sentarnos en una agenda realista, objetiva, verdaderamente venezolana, para tratar todos los asuntos que haya que tratar. Para llegar a acuerdos parciales por la paz y la soberanía de Venezuela, para que se levanten todas las sanciones”, dijo entonces.

Se estima que la oposición presentará un proyecto de “salvación nacional”, impulsado por Guaidó, en el que se incluyen la importación masiva de vacunas contra el Covid-19 y elecciones libres y transparentes.

Juan Guaidó publicó en su cuenta de Twitter el mensaje “la emergencia es insostenible y nuestra gente clama una solución”, seguido de la explicación de los propósitos de la oposición en el diálogo: “debemos hacer los esfuerzos para que el proceso de negociación que está por iniciar logre un Acuerdo, Venezuela lo necesita. Con condiciones para elecciones libres y justas y garantías para todos”.

El reciente arresto de Freddy Guevara, ex diputado y dirigente opositor cercano a Guaidó fue visto por la oposición como un intento de boicot al diálogo entre las partes y diversos sectores aseguran que el chavismo es el que pone más trabas para retrasar el asunto.

Será la cuarta vez que se abra una mesa de diálogo entre el régimen de Maduro y la oposición que lidera Guaidó. En 2017 y 2018 se reunieron en República Dominicana bajo la mediación de la comunidad internacional y en 2019 se reunieron en Oslo y Barbados con la mediación de Noruega; pero estos intentos no prosperaron.

Comentá y expresate