El expresidente Carlos Menem se recupera favorablemente luego de estar nueve días internado en el Instituto Argentino del Diagnóstico por una neumonía bilateral.

Este fin de semana dejó la sala de terapia intensiva, donde había pasado los últimos días, y se encuentra en una sala general. Respira por sus propios medios y su funcionamiento renal está mejor.

El actual senador nacional había ingresado a la clínica luego de sufrir un cuadro de debilidad muscular y baja saturación de oxígeno en sangre. Tras ser hisopado y descartarse un contagio de coronavirus, fue internado en terapia intensiva y su estado era delicado. Con el pasar de los días su salud mejoró y su familia espera que continúe en ese camino para poder lograr el alta en poco tiempo.

En las últimas horas, su hija, Zulema Menem, expresó en su cuenta de Twitter que “se está recuperando muy bien” y dijo que no le “alcanzan las palabras de agradecimiento a cada uno que pidió por la salud de mi papá”.

En la semana, la hija del expresidente había publicado una foto de él, acompañada por un pedido de oración: “Se que llega. Les pido a todos que por favor recen por mi papá”. El martes, el médico personal del senador, Luis de la Fuente, había asegurado que Menem había pasado “una buena noche” y estaba mejorando.

De la Fuente, además, indicó en aquel momento que le realizaron varios exámenes, entre ellos una tomografía, que permitieron “comprobar que tiene una neumonía en el pulmón derecho, con algo de líquido en la pleura”. “Se lo comenzó a tratar y a controlar, y todas las pruebas por coronavirus dieron negativo”, manifestó De la Fuente.

También precisó que Menem, quien está próximo a cumplir 90 años, fue sometido a “tratamiento con antibiótico y mejoró mucho” y agregó que “se sigue controlando, está mejorando y tiene un ritmo respiratorio normal”.

Según consigna Infobae, los médicos detallaron que cuando llegó al hospital comentó que se sentía mal desde el jueves de la semana pasada, por la noche. Allí le realizaron una medición de saturación de oxígeno en sangre que arrojó valores un poco bajos. De hecho, el ex presidente controla diariamente esa variable y previamente ya había notado que no tenía los niveles habituales de oxigenación.

Comentá y expresate