No será 2019 un año fácil para Mauricio Macri. Luego de un 2018 pésimo en todo sentido, el Presidente tiene la expectactiva de ser reelecto, aunque su imagen se ha desplomado y las críticas le llueven desde los cuatro costados. Mientras busca hablarle a su electorado con medidas de alto impacto mediático, el mandatario lidia con las exigencias del Fondo Monetario Internacional -FMI- y con la posibilidad -cada vez más certera- de que Cirstina Kirchner sea reelecta al frente de la Casa Rosada.

En ese escenario, Macri ha optado por poner toda la carne al asador. Al margen de la opinión de especialistas, haciendo incluso caso omiso a la Constitución Nacional, en pocos días su gobierno anunció dos importantes medidas: la baja de edad de punibilidad y la extinción de dominio. La primera, a discutirse en el Congreso. La segunda, por Decreto de Necesidad y Urgencia -DNU-.

No importa si son aprobadas o no. No importa siquiera si son discutidas. Macri le habla a su electorado. En un desesperado intento de elevar su imagen, apela al populismo punitivista y a la demagogia pura: encarcelar a los menores y "devolver lo robado". Fideliza el voto, en el marco de encuestas que lo muestran en algunos casos segundo detrás de la expresidenta, a la cual ya no saben cómo pegarle, que sin aparecer en público -sabe que no es lo más inteligente- sigue siendo el principal "otro" de Cambiemos.

Todo esto en el marco de un control estricto de la lupa del FMI, órgano presidido por Christine Lagarde al cual Argentina acudió en medio de la corrida financiera y que establece hoy por hoy qué se hace y qué no en materia económica. Digita, pauta, ordena. Porque el Fondo no "aconseja", el Fondo presta plata e interviene en la economía de los países. En la mayoría de los casos ya sabemos cómo termina eso, pero -aparentemente- 2019 no sería un año complicado.

Argentina atraviesa hoy la peor crisis social y económica desde 2001. Actividad por el piso, miles de despidos, pobreza en ascenso y una marcada política de ajuste que golpea a los que menos tienen hacen de nuestro país una bomba que está mucho más cerca de explotar de lo que parece.

En ese país hoy mandan las Cristinas. Una tiene la llave de la caja. La otra lidera, en silencio, la intención de voto. Ambas desvelan Mauricio Macri

Comentá y expresate

Lo último

Encuesta

¿Quién creés que salió mejor parado en el debate presidencial?

Mauricio Macri
Alberto Fernández
Roberto Lavagna
Nicolás Del Caño
José Luis Espert
Juan José Gómez Centurión
ver resultados

Las Más Leídas