Mi primer recuerdo ‘tecnológico’ es de cuando mis viejos compraron una computadora. No lo podía creer, era lo más fantástico que había visto en mi vida. Después quise armar mis propias computadoras, aprendí a diseñar páginas web, pero la posta fue cuando empecé la escuela”, cuenta Mateo Salvatto, quien con 20 años es uno de los emprendedores argentinos más precoces: su app ¡Háblalo!, que ayuda a comunicarse a personas con problemas de audición, ya fue descargada por más de 60.000 usuarios en todo el mundo.

Casi sin saberlo, su mamá fue una de las inspiradoras del emprendimiento, ya que trabaja desde hace 35 años como integradora de pacientes sordos. “Me crié con ellos, algunos son como mis padrinos. Un día me di cuenta de que teníamos tecnología para ir a Marte, pero no para que se pudieran comunicar. Me agarró bronca y empecé a programar algo para ayudarlos”, recuerda. No sabía desarrollar aplicaciones, así que buscó en Google cómo hacerlo y pasó un verano siguiendo los videos tutoriales. Un día bajó de su habitación y le mostró la novedad a su mamá. “Me dijo: ‘Está buenísimo. Quién lo hizo?’ Cuando le dije que lo había hecho yo, no lo podía creer”.

Una persona sorda tiene una discapacidad que no se ve, si no trata de comunicarse, no te das cuenta. Hay muchas discapacidades y poca gente de la tecnología se dedica a estos temas. La comunidad de sordos es enorme y lo que les pasa es muy injusto. No pueden llamar a la Policía ni a una ambulancia. Si van a una comisaría, no los entienden, tienen dificultades en muchas cosas que uno ni se imagina”, describe.

¡Háblalo! es simple y directo: el usuario escribe lo que quiere decir y el teléfono lo repite en voz alta. A la vez, cuando le responden, la app subtitula lo que transmite la voz. Funciona sin conexión a Internet, incluso en los teléfonos más viejos y es totalmente gratis. Además ofrece un sistema de comunicación por pictogramas y permite crear un sistema propio de imágenes asociadas a textos, que funciona como un código personal de significados compartido con las personas más cercanas.

Salvatto destaca el aspecto “colaborativo” del proyecto, donde una mesa con personas con discapacidad auditiva los asesora en las nuevas versiones: “Les damos la app y nos dicen qué hay que cambiar o agregar”. Una de las novedades de la actualización, que saldrá a fines de mayo, es que el usuario podrá señalar la discapacidad que sufre (también la usan personas con parálisis cerebral, autismo o pacientes con traqueotomía) y la interfaz se configurará automáticamente para facilitar la experiencia.

Desde su inicio, en 2017, las descargas se aceleraron y el menú se amplió a varios idiomas: ¡Háblalo! ya tiene unos 12.000 usuarios activos en Argentina y 60.000 en los cinco continentes. Mateo recibe comentarios desde la India, Japón, Perú, Bangladesh, Sudáfrica, Canadá, Estados Unidos o España. El proyecto fue reconocido por el Congreso y la Legislatura porteña, el Massachusetts Institute of Technology (MIT) lo destacó como la innovación humanitaria de 2018 y fue reconocido por Google y la Universidad de Pekín. En ese proceso, al joven estudiante y campeón de robótica de la escuela ORT se le sumó otro emprendedor para crear la empresa Asteroid Technologies, que hoy ya tiene cuatro socios.

El próximo paso es tratar de monetizar el proyecto. “Cuando arranque pensé que no necesitaría dinero, pero después me choqué con la realidad”, comentó Salvatto. Existe un único principio: “No queremos cobrarle a la gente por usar la aplicación, eso no lo haremos nunca. Hay que entender que no es sólo vender y generar plata. Lo más importante es que estás logrando que muchas personas puedan comunicarse”.

El plan es llevar ¡Háblalo! a distintos ámbitos para facilitar la inclusión. Por estos días están definiendo acuerdos con cinco clientes gastronómicos. Instalada la app con una versión personalizada del menú y los productos, el negocio de comidas figurará en el mapa de la app como recomendado para sus usuarios. A cambio, Asteroid le cobrará un monto mensual para financiar otros proyectos. “Las personas sordas ni siquiera van a comer afuera por temor a que no los puedan entender. El aislamiento es terrible. Así, se logrará la inclusión de esa gente y el local podrá llegar a un montón de posibles clientes que ahora no están yendo”, señaló.

Salvatto coordina el flamante Espacio de Innovación de la ORT, creado para que los alumnos terminen la secundaria con más herramientas para desarrollar sus emprendimientos, y es asesor del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la provincia de Buenos Aires.

Su sueño, a los 20 años, es que en el futuro “la empresa crezca y sea reconocida, pero con otro paradigma. Quiero que valga mil millones de dólares, claro que sí, pero me conformo con que le vaya muy bien y termine ayudando a millones de personas”.

Ser una especie de eslabón para que su generación y las siguientes puedan prepararse para el futuro. “Mi máxima preocupación es que se enseñe tecnología en todas las escuelas, debe ser obligatorio aprender a programar. De chicos todos decimos: ¿Por qué la matemática es obligatoria? Y te responden: ‘Porque es necesaria’. La programación ya es lo mismo: puede no gustarte, pero tenés que saber. Argentina tiene un gran potencial para ganar terreno, pero la ventana se está cerrando porque la mayoría de los países ya se dieron cuenta”.

Por eso otra de sus prioridades son las charlas que brinda a jóvenes en nuestro país y en distintas partes del mundo. “Quiero contarles a los chicos que si yo lo pude hacer, ellos también pueden. Si se ponen a ‘cranear’ una aplicación pueden salir a competir conmigo, con Google, con Facebook”.

Podés innovar y cambiar la realidad con lo que tenés al alcance de tu mano. Lo más probable es que no seas el nuevo Bill Gates. No quieras ser Elon Musk. ‘¡Háblalo!’ no es tecnología de la NASA, fue programada con un software gratis. Mi caso es que sabía tecnología y convivía con personas sordas, conecté esas dos cosas… y salió”.

Fuente: Ámbito.

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

#ParoDeTransporte: ¿qué opinás de la medida de fuerza?

Es un reclamo justo
Deben reclamar sin afectar al usuario
La Justicia debe impedir los paros
ver resultados

Las Más Leídas